Simon Yates (Orica Scott)

La crono de 14 kilómetros para abrir el Tour de Francia de 2017 fue en papel una etapa que podría perjudicar las aspiraciones de la clasificación general para el Orica-Scott.

Sin embargo, mientras que varios de los contendientes al podio final tomaron la etapa con mucha cautela por lo mojado y resbaladizo del trazado, Yates emergió con una ventaja inesperada sobre Richie Porte, Nairo Quintana, Fabio Aru y Alberto Contador.

Para el debutante del Tour, Chaves, se encuentra en problemas tras conceder más de un minuto con Chris Froome (Team Sky), pero explicó que estaba contento de salir ileso.

«Estaba húmedo y realmente asustado también. Yo estaba muy asustado de las esquinas. Está mojado, pero fue impresionante. Es increíble. Estoy realmente feliz de comenzar esta nueva aventura y espero tener muchos recuerdos para el futuro», dijo Chaves.

Para Yates, el resultado garantiza que está en la caza de sus objetivos de pre-carrera de la camiseta blanca y top-ten con el campeón defensor Froome y el ganador de etapa Geraint Thomas, los únicos ciclistas aspirantes a la general que mejoraron su tiempo en Dusseldorf.

«Estoy muy contento con la etapa de hoy. Estoy acostumbrado a montar en la lluvia que es habitual en el Reino Unido. Por supuesto que es peligroso, pero me siento bien en estas condiciones», dijo Yates. «Estamos en una buena posición después del primer día. Tomé algo de tiempo con algunos de nuestros rivales y podemos estar felices con el lugar donde nos sentaremos en el segundo día.»

El director deportivo del Orica-Scott, Matt White hizo eco de los comentarios de Yates, explicando que el equipo no esperaba el buen resultado antes de la etapa.

«Simon ha tenido una etapa realmente buena, tomó algunos riesgos allí y recibió frutos. Cualquiera persona que tuvo un buen resultado ha tomado riesgos porque la lluvia hizo de un trazado «simple» y muy rápido a uno mucho más técnico. Cuando se mira la lista de favoritos, definitivamente hay unos pocos que han corrido de manera conservadora», dijo White. «Salimos de la primera etapa en una mejor posición de lo previsto con Simon y estamos a un buen comienzo para el objetivo de la competencia del jersey blanco».

El equipo también estaba contento con Daryl Impey como el campeón nacional sudafricano termino en la posición 14.

«Siempre es un honor correr en el Tour de Francia y aún más con la camiseta del campeonato nacional y mostrar la bandera de nuestro país», dijo Impey en la meta. «Me sentí bien y mal, en algunas secciones me sentí muy fuerte, pero luego en el final en una crono corta, no puedes dejar nada atrás, así que terminé completamente vacío».

No todo fue bueno para el Orica-Scott, Luke Durbridge se estrelló y se lastimo su tobillo izquierdo. White explicó que el australiano sería supervisado durante la noche ya que la lesión podría descartarlo de la carrera.

«Luke ha tenido una caída durante la prueba de hoy. Afortunadamente no hay daño en los huesos, pero sí hay algunas preocupaciones con los ligamentos», dijo White. «Se estaba corriendo por todo por la búsqueda de un buen resultado y por desgracia estas cosas pueden suceder. Monitorearemos la lesión durante la noche y las pruebas de la mañana antes de tomar la salida tomaremos una decisión final de su capacidad para iniciar la segunda etapa».