Alejandro Valverde – Movistar Team

Alejandro Valverde ha tratado de calmar cualquier indicio de un dilema de liderazgo en el Movistar para el Tour de Francia, insistiendo en que está corriendo para «ayudar a Nairo, y nada más».

Valverde ha corrido tres Tours con Quintana, pero han surgido dudas sobre su compromiso con la causa colombiana, especialmente en 2015 cuando se sospechaba que era reacio a arriesgarse del todo a trabajar para Quintana por no poner en riesgo su primer podio en el Tour.

La forma en que los resultados han ido en esta temporada ha añadido otra capa de interés. La primera mitad de la temporada de Valverde fue sencillamente fenomenal y le permitió ganar clásicas como Lieja-Bastogne-Lieja y Flecha Valona, además de tres títulos de carrera por etapas en la Ruta del Sol, Volta a Catalunya y la Vuelta al País Vasco. Quintana, por su parte, se ha enfrentado al difícil desafío de apuntar al Tour de Francia tras el Giro de Italia, hace poco más de un mes, en el que parecía carecer de su tradicional punch y terminó segundo ante Tom Dumoulin.

«Mi objetivo está claro y lo he dicho siempre: es ayudarle y nada más. Estaremos 100% volcados con Nairo», dijo Valverde en una entrevista de Movistar el sábado, agregando que una sólida posición en la Clasificación General para el Fortalecería la mano táctica de Quintana.

«Luego la carretera está ahí y veremos cómo transcurre todo, porque está claro que no puedo perder mucho tiempo de cara a la estrategia para el equipo. Creemos que mi baza también puede ser importante tácticamente. Si no pasa nada y estamos cerca en la general, eso hará que los rivales tengan que vigilar a dos en vez de a uno y eso puede muy bueno para nosotros».

Después de su comienzo brillante en la temporada, Valverde tomó un descanso después de Lieja para prepararse para la segunda mitad, que comprenderá el Tour de Francia, la Vuelta a España y Campeonatos del Mundo. Sin embargo, no fue un gran descanso, ya que sólo pasó alrededor de una semana fuera de la bicicleta, antes de un bloque de tres semanas de entrenamiento de altitud en Sierra Nevada.

Volvió a la acción en el Critérium du Dauphiné y corrió una contrarreloj impresionante, aunque perdió terreno en las etapas de montaña. La siguiente es la carrera de campeonatos nacionales españoles en Soria el domingo, seguida por el vuelo a Dusseldoorf la próxima semana para el Tour de France.

«Me sentí bien en el Dauphiné, obviamente no estaba en condiciones de apuntar específicamente al General, pero estaba cerca de los mejores, después me fui a Andorra a refrescarme en algunos de los ascensos de los Pirineos y, sobre todo, Mantente alejado del calor que sufrimos en el sur de España», dijo.

«Voy a Soria con la idea de hacerlo bien y de que el campeonato se quede en el equipo. Claro que me gustaría ganarlo pero tampoco es una obsesión. Creo que, sobre todo, será un gran entrenamiento de cara al Tour. He podido ver algo del recorrido y ya he visto que el circuito final no es llano pero tampoco excesivamente duro. Al final la distancia es la que lo va a hacer exigente. Está claro que somos favoritos porque somos muchos compañeros, pero luego te puede ganar cualquier otro rival, no hay que confiarse.»

Valverde, que terminó en el podio del Giro de Italia el año pasado antes de terminar sexto en el Tour, no se preocupa por las posibilidades de Quintana en julio, donde, evaluando a los principales contendientes, predice un cerrado concurso.

«A Nairo le veo muy mentalizado. Está entrenando bien, con la mente fresca y es verdad que es el primer doblete Giro-Tour que hace, pero cuando ha corrido Tour y Vuelta siempre ha estado mejor en la segunda, por lo que creo que eso no va a ser un problema para él.», dijo Valverde.

Sobre los favoritos y principales rivales para conseguir la camiseta amarilla del Tour, Valverde daba sus opiniones:

«Veo a todos los rivales muy bien, pero a ningún candidato muy superior a los demás. A día de hoy, al que se le ve un poco mejor que al resto es a Richie Porte, pero en 21 días la carrera puede dar muchas vueltas. Froome está claro quién es y por lo que ha hecho otros años sigue siendo el máximo favorito, pero es verdad que a día de hoy no ha demostrado la superioridad de otros años. Alberto sabe llegar muy bien siempre al Tour, Bardet ya hizo 2º el año pasado… Todos los favoritos están muy parecidos, todos van a llegar muy bien y creo que puede ser un Tour muy abierto y muy bonito para el espectador».

El recorrido de esta edición del Tour de Francia es una de las más extrañas vistas en los últimos años. La baja cantidad de kilómetros en la crono y los pocos finales en alto hacen de este Tour uno de los más impredecibles:

“La primera semana, como siempre en el Tour, va a ser muy nerviosa, pero me gusta que el quinto día ya haya una llegada en alto para romper un poco los sprints y calmar un poco la tensión en el pelotón. Será una semana exigente con la crono al inicio que también marcará diferencias.”

“Las etapas de Pirineos van a ser muy exigentes. La de 100 kilómetros parece que no, pero puede resultar durísima y más peligrosa que una larga. Seguramente se saldrá a tope y puede marcar muchísimo con la dureza que tiene el recorrido. La de Peyragudes me trae muy buenos recuerdos, pero cuando gané allí eran 140 y ahora son 215… Va a ser un día muy, muy exigente. En los Alpes ya conocemos todos los puertos y sabemos que son etapas durísimas, pero allí ya más que el recorrido lo importante es que el equipo esté bien y nos queden fuerzas. La crono final no la conozco, pero viendo la igualdad de fuerzas para arriba que tienen los favoritos, creo que puede decidir algunas de las posiciones entre los cinco primeros.”