Richie Porte

Mantener su liderazgo en la fase final del Critérium du Dauphiné nunca iba a ser fácil para Richie Porte del BMC, pero los ataques de todos lados le complicaron incluso más de lo esperado.

Cuando el polvo se asentó en la meseta de Solaison, Porte estuvo cerca de su primera victoria general en la carrera, cediéndole el amarillo a Jakob Fuglsang del Astana.

El australiano, de 32 años de edad, no se guardó las palabras tras la derrota, criticando lo que consideraba como una carrera sucia. Después de todo, incluso cayendo al segundo puesto en general, lo hizo a la perfección y fue el mejor que varios de los principales rivales para el Tour de Francia.

«Es obviamente decepcionante perder por 10 segundos, pero yo estaba en desventaja desde el principio», dijo Porte. «Había equipos que estaban contentos de verme perder y sacrificar sus propias oportunidades, pero supongo que así son las carreras. Es quizás una lección aprendida para julio, pero estoy feliz con donde estoy».

Fuglsang fue el gran ganador del día, por supuesto, pero los otros contendientes a la general también atacaron. Chris Froome, que comenzó la etapa en segundo lugar, saltó desde el inicio.

Alejandro Valverde del Movistar y Fabio Aru del Astana atacaron el Col de la Colombière. En este punto ya Porte estaba carente de compañeros de equipo. Después de esperar en la carrera, varios rivales atacaron para formar lo que resultó ser la selección ganadora.

Porte frenó su frustración después de la derrota, preguntándose si las cosas podrían haber sido diferentes, si hubiera podido contar con un poco más de apoyo del equipo, y también sugiriendo que sus rivales habían corrido simplemente para perjudicarlo.

«Obviamente, esos tipos no querían que mis compañeros volvieran y cada vez que estuvieran cerca seguían atacando», dijo. «Al final hubo tantos ataques que me aislaron, pero podría haber sido útil tener un compañero de equipo o dos en el Col y luego en el valle. Hemos aprendido una lección hoy, pero hay buenas señales para julio, yo estoy subiendo bien y que los equipos quieren formar alianzas para sacarme de la carrera.”

«Esa es su estrategia, no puedo decir que estaban tratando de ganar la carrera, pero tratando de hacerme perder la carrera tal vez…».

Porte negó tener alguna segunda reflexión sobre sus tácticas en el día, que lo vio persiguiendo a Aru y Valverde, mientras que otros dejaron a Porte hacer el trabajo.

«Aru ha atacado y luego nadie más va detrás de él. Yo estaba allí para tratar de ganar y tuve que perseguir. Pero creo que puedo mantener la cabeza en alto», dijo Porte. «No me rompí bajo la presión e hice una buena última subida, creo que tienes que sacar algunos aspectos positivos del estilo negativo de la carrera».

El título general habría sido sin duda un gran refuerzo a la confianza de Porte, pero incluso con el segundo puesto de la general, su regularidad a lo largo de los ocho días de carreras en Francia ha mejorado su condición de favorito. A pesar de la decepción, Porte estaba manteniendo su ojo en su objetivo y se consuela en lo que se ha demostrado él y a sus rivales para el Tour que se avecina.

«Creo que estoy en un buen lugar para julio», dijo. «Tenía a [el director deportivo Fabio] Baldato dándome controles de tiempo por lo que yo estaba corriendo mi propia carrera en los últimos 25 kilómetros para ser honesto. Me hubiera encantado haber ganado esta carrera, pero hasta ahora esta temporada todo ha ido bastante bien. Pensé que lo tenía al final de la subida”