Richie Porte (BMC Racing)

Richie Porte (BMC Racing) sabe que el podio final en el Critérium du Dauphiné puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Así que con una etapa aún por llegar el australiano se cuidará de celebrar antes del momento en que cruza la línea de meta de la octava etapa.

Porte lidera la carrera con más de un minuto sobre Chris Froome (Team Sky) y Jakob Fuglsang (Astana), con Froome prácticamente admitiendo que la carrera por la camiseta amarilla estaba decantado para Porte después de haberlo dejado clavado en las laderas de Alpe d’Huez durante Etapa 7. Sin embargo la etapa 8, la jornada final en Dauphiné de este año, está lejos de ser sencilla, con cuatro subidas intercaladas en sólo 115 kilómetros entre Albertville y Plateau de Solaison.

La temporada pasada, Porte perdió el podio en la última subida de la última etapa después de que Team Sky lo bloqueara en la línea de meta. Si eso puede suceder en los últimos cientos de metros, entonces casi cualquier cosa puede suceder en 115 kilómetros de terreno montañoso.

«Las etapas como mañana son siempre son las más complicadas», dijo Porte en su conferencia de prensa después de la carrera.

«Hay chicos que están a un minuto en la general, y simplemente no sabes quién va a intentar saltar en la fuga o atacar. Tácticamente para nosotros tenemos un equipo muy bueno, y voy a confiar en ellos mañana. Veremos quién quiere apostar posición en la general porque Jakob Fuglsang demostró que está en forma, también, y no estoy seguro de que él prefiera el podio.»

Fabio Aru se ha quedado en la cuarta posición a la 1:41, mientras que Alejandro Valverde, Romain Bardet y Alberto Contador están a 2:15 de Porte. Contador ha mejorado constantemente en los últimos días y aunque su mirada está firmemente en el Tour, puede iniciar una ruptura temprana en un terreno que se adapta a él.

«Chicos como Valverde y Froome probablemente van a atacar, pero con el equipo que tengo aquí tal vez pueda tomarlo un poco con tranquilidad y dejarles hacer el trabajo de base como lo hicieron hoy y luego puedo yo tratar de terminarlo».

Si Porte resiste el desafío de sus rivales en la general en el último día entonces se dirigirá al Tour de Francia con estas credenciales en gran medida. Froome seguirá siendo el ciclista a vencer en julio, pero no hay duda de que Porte ha tenido la oportunidad de derrotarlo en dos ocasiones, en el Tour de Romandía de abril y este mes es el Dauphiné.

«No he corrido mucho este año, pero ha sido bueno tener un tiempo entre carreras, ir a casa y descomprimir el estrés porque las carreras son estresantes», dijo Porte. «Ha sido bueno este año que el equipo tenga más fe en mí. Ellos ven que cuando estoy en casa disfruto de mi entrenamiento».