Esteban Chaves

Los contendientes de la clasificación general de Orica-Scott, Simon Yates y Esteban Chaves, terminaron 16º y 17º respectivamente en la primera etapa real de montaña de Critérium du Dauphiné.

Los fuegos artificiales comenzaron en la subida final del día, el Mont du Chat, que creó divisiones significativas y un movimiento de cuatro corredores luchando por la victoria de la etapa.

Yates y Chaves se encontraron en el cuarto grupo pequeño en la línea de meta a tres minutos y 26 segundos detrás del ganador de etapa Jakob Fuglsang (Astana) que supero al sprint a Richie Porte (BMC Racing), el nuevo líder general de la carrera.

Después de la etapa de hoy, Yates sube unos cuantos lugares hasta el puesto 12 en total y ahora está mirando a las dos últimas etapas para tratar de recuperar un poco de tiempo.

«Conozco bien la subida pero cuando no tienes las piernas se nota la diferencia, espero que haya sido un día de malo, pero en esta carrera no hay dónde esconderse», explicó Yates.

«Creemos que la forma está ahí y estoy deseando que llegue el fin de semana, son días difíciles pero quizá no tan duros como la subida de hoy».

Chaves probó las piernas al reaccionar a un movimiento a mitad de camino en la subida, pero después se dio cuenta de que tal vez le costaría cuando los favoritos atacaran:

«La carrera fue dura desde el principio y los favoritos fueron rápidos en la subida, más rápido de lo que podíamos», dijo Chaves. «Perdimos un poco de tiempo hoy, pero no demasiado, reaccioné al movimiento de Valverde, tal vez estaba un poco emocionado, pero eso me mató un poco».

«Sé que puedo usar el cambio de velocidad en las subidas, pero ahora no puedo. Este es mi primer día de carreras en las montañas desde Lombardía el año pasado, así que sabemos que esto es normal. Normalmente me siento mejor con cada día que pasa, así que espero que continuemos así durante los próximos dos días».