Thibaut Pinot (FDJ)
Thibaut Pinot (FDJ)

Thibaut Pinot (FDJ) inició la etapa final del Giro de Italia con la más mínima esperanza de unirse a Jacques Anquetil, Bernard Hinault y Laurent Fignon entre los franceses que ganaron la maglia rosa. Él terminó en cuarto lugar de la general después de una discreta contrarreloj en la última etapa en Milán.

Mientras que el ganador Tom Dumoulin (Team Sunweb), arrebataba la maglia rosa a Nairo Quintana (Movistar) y el campeón del año pasado Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida) fueron a celebrar el pódium del Giro, Pinot fue conducido a la zona mixta, donde él hablaba con los medios:

“Estoy decepcionado ahora, por supuesto, pero gané una etapa y hasta esta mañana estaba en la lucha por el podio o incluso por la victoria en la general, por lo que hay muchos aspectos positivos que tomar del Giro”, dijo Pinot, quien terminó la carrera a 1:17 detrás de Dumoulin y a 37 segundos del tercer puesto de Nibali.

“El balance final es bueno, aunque sea una lástima por el podio. Creo que hice una buena carrera contra Nibali, pero no estuve súper. No me arrepiento porque di mi máximo y los tres primeros merecen su podio también, todo el mundo está en su lugar”.

Pinot salió de Monza 10 segundos por delante de Dumoulin y a sólo 43 segundos de la maglia rosa de Quintana. Sus mejoras en la contrarreloj en las últimas tres temporadas fueron coronadas con un título francés en la disciplina el año pasado, pero a pesar de su reciente pedigrí, Pinot mostraba piernas pesadas en la prueba de 29,3 kilómetros del domingo. Sus esfuerzos en la última semana habían cobrado su cuota.

Empujando un plato de 55 dientes -Dumoulin usa un plato de 58 dientes- Pinot sólo pudo llegar en la posición 28 en la contrarreloj, perdiendo 1:27 con Dumoulin y a tres segundos detrás de Quintana. “Fue una prueba contrarreloj muy particular, y yo sólo traté de ir a fondo”, dijo Pinot.

Pinot y Dumoulin
Thibaut Pinot (FDJ)

Un desafiante segundo lugar detrás de Quintana en el Blockhaus en la etapa 9 destacó las credenciales de Pinot en el podio, pero mostró debilidad en la segunda semana. Lo peor era seguir la rueda en la etapa de Bormio, un día que incluyó el Mortirolo y las dos subidas al Stelvio.

“Estaba enfermo, apenas dormí la noche anterior a la etapa de Stelvio por estar tosiendo mucho y enfermo con los pulmones, así que fue difícil, tuve la suerte de que la siguiente etapa fue un poco más fácil y pude terminar bien el Giro”, dijo. “Perdí terreno en el Stelvio. Tuve un día realmente malo, pero he luchado muy duro para limitar el daño”.

El Giro de Pinot tuvo fue diferente en la última semana de la carrera, donde recuperó el tiempo con Quintana, Dumoulin y otros en Ortisei y Piancavallo, y luego tuvo una elegante victoria en Asiago el penúltimo día. Ese crescendo despertó las esperanzas francesas antes de la última contrarreloj, pero su progreso fue detenido en el camino a Milán.

“Disfruté mucho de la carrera, y fue agradable poder atacar en los últimos días”, dijo Pinot. “Me hubiera gustado un poco más de lluvia, en cambio estaba un poco más caliente de lo que me hubiera gustado, pero todavía era un magnífico Giro. Fue una edición muy bonita”.

Aunque el amor de Pinot por Italia y las carreras italianas ha sido una constante en su desarrollo como ciclista, Marc Madiot difícilmente habría sellado su debut en Giro si no fuera por sus problemas en las dos últimas ediciones del Tour de Francia.

Después de ocupar el tercer lugar y ganar la camiseta blanca del mejor joven en 2014, Pinot se puso el manto de convertirse en el primer francés en ganar el Tour desde Bernard Hinault, pero sólo pudo situarse en el puesto 16, aunque con un triunfo en l’Alpe d’Huez, en 2015, antes de abandonar por enfermedad el año pasado.

En este Giro, Pinot fue capaz de competir tranquilamente sin la presión que normalmente enfrenta en el calor de un julio francés. Corrió con despreocupación y fue sorprendente la frecuencia con que estas últimas tres semanas citó su deseo de disfrutar de la carrera.

“Este Giro fue importante para mí, fue un gran momento para mi carrera”, dijo Pinot el domingo por la tarde en Milán. “Tuve dos fallas en el Tour de Francia después de mi tercer puesto, así que fue bueno para mi tener la confianza de correr así en una carrera donde el nivel de competencia era tan alto como el Tour de Francia. Yo estaba cerca del podio y Gané una etapa de montaña, por lo que el balance final es positivo”.

El Pinot regresará a Francia el lunes por la mañana y, con el tiempo, comenzará los preparativos para el Tour de Francia, donde queda por ver si se dirigirá a las victorias en las montañas o a la clasificación general. Su única carrera antes de La Grande Boucle es probable que sea la contra reloj en el Campeonato de Francia.