Adam Yates (Mitchelton-Scott)

Un increíble ataque de Adam Yates (Mitchelton-Scott) en la escalada más dura de la Vuelta a la Comunidad Valenciana le ha otorgado al británico su primera victoria de la temporada.

La última victoria de Adam Yates fue hace ocho meses y justamente en un final en alto en el Critérium Du Dauphiné 2018 en donde daba sus últimos retoques de preparación para el Tour de Francia. En esta ocasión, su victoria sobre la Ermita de Santa Lucía en Valencia le ha dado una nueva motivación y un gran impulso moral para esta temporada 2019 que apenas inicia.

Yates rechazó ser considerado el favorito antes de iniciar la carrera, pero no una, sino dos ataques  en las laderas brutalmente escarpadas de Santa Lucía mostraron que el británico está en forma. Después de que el ciclista del Mitchelton-Scott atacara a 1.5 kilómetros de meta, el campeón del mundo, Alejandro Valverde (Movistar Team), lo siguió, pero Yates ataco nuevamente al final de la etapa y Valverde fue detrás de él hasta la línea, pero no pudo superarlo y se vio obligado a conformarse con el segundo lugar.

Adam Yates (Mitchelton-Scott)
Adam Yates (Mitchelton-Scott)

“Ha sido un muy buen comienzo de año, los muchachos trabajaron bien. Desde el comienzo de la temporada, hemos estado ganando carreras”, dijo Yates después de conseguir la séptima victoria del Mitchelton-Scott en 2019 y la segunda etapa de la carrera valenciana. “Dentro del equipo hay mucha buena motivación y mucha moral, así que es bueno mantener la bola en movimiento”.

“Hace mucho tiempo que no levantaba las manos, así que es bueno estar de vuelta. Mañana [domingo] es otra etapa para Matteo [Trentin] o Luka [Mezgec]. Esperemos que sigamos ganando.”

Yates vivió en una montaña rusa en 2018, donde su prometedora primavera se vio empañada por una gran caída a mitad de la Volta a Catalunya que le dejo con la pelvis fracturada. Mientras se recuperó y logró un segundo lugar en el Critérium Du Dauphiné, el objetivo en la clasificación general del Tour de Francia no fue el esperado, culminando con una caída en los Pirineos mientras luchaba por una victoria de etapa contra Julian Alaphilippe (Deceuninck-QuickStep).

Adam luego se defendió con decisión y jugó un papel clave en la victoria de su hermano Simon en la Vuelta a España, pero el 2018 fue un año turbulento para él.

“Siempre he confiado en mí habilidad, es simplemente hacer que todo salga bien, cumpliendo todos los requisitos, manteniéndome comprometido con el plan”, explicó Yates.

“Tuve una muy buena temporada baja, todo se juntó, y tú haces todo lo que puedes, así que estoy muy feliz”.

Por el momento, se ha confirmado que Simon Yates irá al Giro de Italia, pero el programa de Grandes Vueltas de Adam se mantiene en secreto por ahora. Sin embargo, cuando se le preguntó por segunda vez, dejó muy claro lo que le gustaría hacer en julio.

“En este momento no estoy seguro sobre el Tour. Sé mi inicio de año, Tirreno, Cataluña y el País Vasco. Tirreno siempre es un gran objetivo para mí”, dijo.

En cuanto al estado de forma que tiene actualmente y con la cual se impuso en el ascenso de Santa Lucía, Yates dijo que su experiencia previa al abordarlo, en la primera semana de la Vuelta a España 2017, había sido invaluable, aunque admitió que en ese momento estaba en peor estado.

“La última vez empecé desde demasiado lejos y, para ser sincero, no estaba en la misma condición ahora que esa vez, así que eso me ayudó un poco”, dijo con una sonrisa. “Pero pude ver que había mucha espera y espera y espera, porque muchos de los muchachos ya conocían la escalada.”