Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step)

Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) no pudo aguantar la arremetida del Movistar Team y ha cedido el liderato de la Vuelta a San Juan 2019.

El francés había comenzado el día con el jersey blanco de líder, y Deceuninck-Quick Step parecía capaz de defenderlo. Sin embargo, una excelente actuación del equipo Movistar expuso las debilidades del equipo belga, y Winner Anacona asalto el liderato con una extraordinaria victoria en la etapa reina de la carrera argentina.

“Claro que hubiera sido bueno mantener la camiseta, pero se acabó. El equipo hizo un buen trabajo, pero Movistar era muy fuerte y corrió de manera inteligente”, dijo Alaphilippe completamente fatigado por la etapa.

Alaphilippe no temía revelar lo que salió mal y lo que puso al equipo en problemas en la escalada final expuesta a vientos cruzado, de cola e incluso de cabeza a una altitud de 2,656 metros.

“Tuvimos que tener cuidado con el ataque de Anacona, y desafortunadamente él ataco muy fuerte cuando Remco estaba un poco atrás en el grupo y era demasiado tarde para atraparlo”, dijo Alaphilippe.

“Después de eso decidimos mantener la velocidad y la persecución, pero no fue suficiente para mantener la camiseta. Eso es una carrera. Remco todavía tiene la camiseta del ciclista joven y esta fuerte. Hubiera sido mejor si hubiera seguido la rueda de Anacona, pero es joven y tiene que aprender cosas, ha estado fuerte toda la semana”.

Evenepoel admitió su error, pero lo dio todo intentando atrapar a Winner Anacona y los dos corredores del Team Medellín que finalizaron en el segundo y tercer lugar de la etapa. Alaphilippe atacó para intentar forzar una persecución más rápida cuando restaban 2.5 km, pero estuvo estrechamente marcado por Nairo Quintana (Movistar Team) y su hermano Dayer, quien este año corre para el Neri-Selle Italia.

“Fue una situación difícil para mí”, dijo Alaphilippe. “Tenía la camiseta de líder, mientras que Quintana tenía a Anacona en el frente y buscaba el liderazgo de la carrera. Todos mis enemigos querían permanecer a mi rueda y estaba cansado”.

Anacona vive y entrena a gran altura, pero Alaphilippe admitió que luchó por respirar en los kilómetros finales de la etapa. El Alto Colorado alcanza un máximo de 2.565 metros de altitud, más alto que la mayoría de los finales de montaña en Europa.

“Puedes sentirlo”, dijo Alaphilippe, sin usarlo como excusa. “Realmente lo sentí cuando ataque para cerrar la brecha. Después de 30 segundos estaba completamente cansado. Fue difícil recuperarme, e hice los últimos dos kilómetros, pero estaba vacío”.

Deceuninck-QuickStep tratará de defender el maillot verde de Evenepoel e intentará ganar las dos últimas etapas planas con el velocista Álvaro Hodeg. Alaphilippe intentó ver su vaso medio lleno después de un exitoso debut de temporada en San Juan.

“Tengo buenos recuerdos después de ganar dos etapas en una semana, especialmente en mi primera carrera de la temporada”, dijo. “Seguramente es una buena semana para mi forma y mis próximos objetivos en Colombia y en Italia en marzo.”