Romain Bardet (AG2R La Mondiale)

Romain Bardet ha puesto su mirada en la Milán-San Remo y planea correr en La Classicissima 23 de marzo por segunda vez en su carrera.

El francés corrió por última vez en Milán-San Remo en 2013, terminando 17º en una edición del Monumento de primavera que fue interrumpida por fuertes nevadas.

Si bien Bardet es conocido principalmente como ciclista de Grandes Vueltas, después de haber terminado en el podio en el Tour de Francia en 2016 y 2017, sus destacadas actuaciones en 2018 llegaron en carreras de un día.

Ganó el Classic de l’Ardèche al comienzo de la temporada, antes de terminar segundo en Strade Bianche, segundo en el Tour du Finistère, noveno en La Flecha Valona y tercero en Lieja-Bastogne-Lieja. Más adelante en la temporada, fue subcampeón en el Giro della Toscana antes de llevarse la medalla de plata en la carrera de los Campeonatos del Mundo en Innsbruck, perdiendo la camiseta arco iris en un sprint con Alejandro Valverde.

Bardet participará en París-Niza que se disputa entre el 10 y el 17 de marzo, y en la Volta a Catalunya entre el 25 y el 31 de marzo. Planea ubicar la Milán-San Remo en el medio pero, con solo un día de separación desde el inicio de Catalunya, su equipo enfatizó que esto no estaba escrito en piedra.

“La elección de Romain es que él quiere agregar Milán-San Remo a su programa inicial, pero no se ha decidido nada definitivamente. Todo dependerá de cómo vayan las cosas en París-Niza”, dijo a L’Equipe el director deportivo del AG2R La Mondiale, Julien Jurdie.

“Está emocionado por la idea de competir en San Remo, es un competidor de corazón, pero también sabe que no debe impactar su forma en Catalunya, que es otra carrera importante para él”.

Bardet comenzará su campaña 2019 en el Tour du Haut Var de tres etapas en Francia a fines de febrero, antes de competir en el Classic Ardèche y Drôme Classics antes de París-Niza en lo que es un comienzo de temporada totalmente francés. Después de Catalunya, regresará a Lieja-Bastogne-Lieja, pero luego tomará un descanso para avanzar en su preparación para el Tour de Francia corriendo el Critérium du Dauphiné en junio.