Prohibir los medidores de potencia o poner un límite salarial son algunos de los temas más controvertidos en los últimos años del ciclismo.

Hay quienes apoyan alguna de estas medidas, como también hay quienes están en completo desacuerdo.

Un creciente grupo sugiere que el ciclismo profesional debería prohibir los medidores de potencia para conseguir que las carreras sean más emocionantes.

Nairo Quintana, Alberto Contador, además del presidente de UCI, David Lappartient, y el director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, son algunos de los que apoyan esta medida alegando que los medidores de potencia le están quitando la vida al ciclismo.

Christian Prudhomme
Christian Prudhomme

Pero no todos están de acuerdo con esto. Team Sky fue el primero en mostrar su desacuerdo con esta medida, y el director deportivo de Mitchelton-Scott, Matt White, fue el último en decir que los medidores de potencia no son la razón del creciente malestar percibido en el ciclismo.

Los medidores de potencia han revolucionado el entrenamiento y las carreras desde que se introdujeron hace casi dos décadas.

Al igual que un monitor de frecuencia cardíaca, un medidor de potencia proporciona a los ciclistas datos en tiempo real. Pero hay una gran diferencia: mientras los datos de la frecuencia cardíaca fluctúan dependiendo de la fatiga de un ciclista u otros factores, los datos de un medidor de potencia siempre son reveladores desde la salida del ciclista en una carrera. Cuando observa un número en la pantalla de un medidor de potencia, es sencillo traducirlo en como será el rendimiento de un ciclista en carretera, especialmente en un esfuerzo individual.

Muchos creen que los medidores de potencia han cambiado la naturaleza de las carreras de una manera tan radical que dejan al deporte sin el drama y los inesperados giros en el guion que una vez lo hicieron tan atractivo, convirtiendo a los corredores en robot guiados por computadoras.

La idea de prohibir medidores de potencia durante la competencia está ganando terreno al mismo tiempo que el Team Sky continúa dominando el maillot amarillo del Tour de Francia. El gigante británico ganó cuatro grandes vueltas seguidas de 2017-2018, y ha ganado seis de las últimas siete ediciones del Tour de Francia. Con la irrupción del colombiano Egan Bernal esperando entre bastidores, parece que el dominio del Team Sky en el Tour podría extenderse hasta la próxima década.

El campeón del mundo, Alejandro Valverde (Movistar Team) también está de acuerdo con una posible prohibición de los medidores de potencia:

Alejandro Valverde (Movistar Team)
Alejandro Valverde (Movistar Team)

“Team Sky es experto en carreras con medidores de potencia y velocidad. Es un factor importante para ellos. Lo notas más en el momento de controlar la carrera. Están allí [en el frente] porque tienen la condición física, pero si los quitas [los medidores de potencia], tal vez el resultado sea diferente. Vale la pena probarlo”.

La idea de prohibir los medidores de potencia ha estado dando vueltas en los últimos años, pero parece estar ganando fuerza a medida que más voces se unen a la ola.

El jefe del Tour de Francia, Prudhomme, apoyó la idea durante la presentación del recorrido de la Gran Vuelta francesa. “Reafirmamos nuestro deseo de poner fin de los medidores de potencia en las carreras, que aniquilan la gloriosa incertidumbre del deporte”, dijo.

Los partidarios de la propuesta dicen que es obvio que los corredores se dejan influir por las lecturas del medidor. Todo el mundo conoce su umbral, por lo que cuando un valiente ciclista se atreve a atacar en una subida empinada a 8 km de meta, los rivales verifican de inmediato sus datos de potencia y se dan cuenta de que nadie puede mantener ese poder durante más de un corto periodo de tiempo. Los gregarios establecen un alto ritmo y atrapan al fugado, que a menudo corre el riesgo de ceder en los últimos kilómetros cuando los favoritos hacen su movimiento.

“Entonces… quitemos los medidores de potencia y listo! Las carreras volverían a ser interesantes.”

Pero, detractores a esta medida hay muchos. Uno que recientemente ha dejado ver su opinión es Matt White, director del equipo australiano Mitchelton-Scott.

Matt White
Matt White (Mitchelton-Scott)

“Cualquiera que realice ataque así en estos días está loco”, dijo. “Simplemente ahora no es tan agresivo como solía ser… pero la razón no es debido a los medidores de potencia en la carrera”.

White no está de acuerdo con la idea de que los medidores de potencia tengan tanto impacto. “El día de la carrera, o tienes las piernas o no. Eso no ha cambiado desde los días de Lucien Petit-Breton.”

“Por supuesto que los ciclistas usan sus medidores de potencia en una carrera. Pero si se los quitaran, la gente se adaptaría rápidamente”, dijo White. “Es como retroceder en el tiempo. No cambiaría nada en términos de quién ganara la carrera”.

White no es el único que piensa que prohibir los medidores de potencia sería un “paso atrás”. Gerentes de equipos como Jonathan Vaughters (EF Education First-Drapac) y otros creen que el ciclismo debería adoptar la tecnología como una forma de atraer a los fanáticos. Algunos sueñan con un panel de control basado en datos totalmente integrado y en tiempo real, como los vistos en la Fórmula 1.

En la actualidad ya hay alguna adaptación siguiendo ese modelo. Velon, un grupo respaldado por muchos de los mejores equipos del pelotón, ha brindado una innovadora forma de consumir el ciclismo mostrando datos en tiempo real de los ciclistas que están en carrera.

Giro de Italia - Velon
Datos en tiempo real suministrados por Velon

Sin embargo, algunos equipos, especialmente Team Sky, detestan revelar al público los datos de potencia de sus ciclistas.

En cambio, White tiene una larga lista de razones por las cuales el pelotón ya no hay diferencias de 10 minutos en la Clasificación General. Primero, el nivel en el pelotón es más alto que nunca, gracias en parte a un mejor entrenamiento.

Los corredores y los equipos son más profesionales, y no hay tanta diferencia entre los líderes y gregarios. La ciencia, la dieta, el entrenamiento, el equipo y la recuperación están todos años luz por delante de donde estaban incluso hace una década. Las carreras son más intensas, lo que significa que no hay muchas etapas de transición donde el pelotón podría recuperarse de cara a las etapas de montaña. El diseño de los recorridos de carreras ha evolucionado para hacer que cada etapa cuente, por lo que los corredores están menos inclinados a realizar grandes ataques. Y, para muchos la causa más importante, el pelotón esta dramáticamente más limpio de lo que era durante la era de la EPO cuando las transfusiones de sangre eran el pan de cada día para las grandes figuras de la época.

“El estilo de las carreras ha cambiado, y creo que ha cambiado para bien”, dijo White. “Todos lo comparan con el pasado… pero tenemos que mirar hacia adelante. Todavía es emocionante, pero de una manera diferente”.

Cambiar las reglas no siempre entrega los resultados deseados. En 2018, la UCI redujo los equipos en Grandes Vueltas de nueve a ocho ciclistas. ¿Qué pasó? Team Sky siguió ganando el Tour, y el Giro de Italia, pero muchos equipos redujeron sus escuadrones. Sky siguió en la cima, pero un puñado de corredores y empleados terminaron en la calle.

“Quitar los medidores de potencia no va a restringir al Sky. Si realmente quieres restringir a Sky, la mejor manera sería implementar algún tipo de tope salarial”, dijo White. “Si se toma en serio la nivelación del campo de juego, algún tipo de tope salarial sería la mejor manera”.

La noción de crear topes salariales y límites presupuestarios también está haciendo eco. Muchos están de acuerdo con White en que las disparidades presupuestarias entre los equipos del pelotón están afectando el ciclismo.

White atribuye el dominio del Team Sky más a su chequera aparentemente ilimitada que al uso de medidores de potencia.

“A todos los equipos les encantaría tener los recursos que tienen. Tienen mucha profundidad en su plantilla”, dijo White. “Si restringes el presupuesto, entonces podrías restringir su profundidad en la plantilla”.

Ciclistas como Wout Poels, Michal Kwiatkowski y Sergio Luis Henao (que se mudara la próxima temporada al UAE Team Emirates) podrían no estar ganando el Tour de Francia en otros equipos, pero tienen la habilidad de hacer un gran trabajo para Geraint Thomas o Froome mejor que cualquier otro gregario en el pelotón.

Según informes, Team Sky está pagando a los gregarios de primera línea más de $1 millón de dólares al año, casi tanto como lo que cobran otros líderes en otros equipos. Algunos equipos están compitiendo con un presupuesto de menos de un tercio del que dispone Team Sky. ¿Froome habría ganado tantos Tours en un equipo con un presupuesto más pequeño? ¿Tom Dumoulin ya habría ganado el Tour si el Team Sunweb pudiera triplicar su presupuesto? Esas preguntas son imposibles de responder, pero obviamente, Sky puede contratar a los mejores gregarios para controlar el pelotón, mientras que la mayoría de los otros equipos no pueden hacerlo.

“Usted va a un hotel del equipo (Sky) durante el Tour y tienen una mesa de personal adicional que ni siquiera sé qué hacen o quiénes son”, dijo White. “El presupuesto es el que cambiara el juego. Eso tiene la capacidad de reducir su lista de ciclistas”.

Simon Yates (Mitchelton-Scott)
Simon Yates (Mitchelton-Scott)

White, sin embargo, insiste en que Sky no es imbatible. Después de intentarlo durante años, Mitchelton-Scott casi ganó el Giro de Italia en mayo enfrentándose a Froome y finalmente ganó su primera gran vuelta con Simon Yates en la Vuelta a España.

“Creo que la mayoría de las personas que se quejan de los medidores de potencia son solo unos amargados”, concluyó White. “No pueden vencer a [Sky] en París-Niza, y mucho menos lo harán en el Tour. Intenta vencerlos en una carrera de una semana antes de apuntarte al Tour”.