Christian Prudhomme

El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, aprovechó la presentación del recorrido de la Gran Vuelta francesa para pedir la prohibición del uso de medidores de potencia en la competencia.

“Reafirmamos nuestro deseo de ver el final de los medidores de potencia en las carreras, que aniquilan la gloriosa incertidumbre del deporte”, dijo Prudhomme momentos en el que decía sus comentarios finales en la presentación.

El ritmo dominante de Team Sky en las altas montañas ha sido un sello distintivo del Tour de Francia en los últimos años, y la previsibilidad de la carrera ha contrastado con la imprevisibilidad y emoción ofrecida en el Giro de Italia y la Vuelta a España en el mismo período.

El año pasado, los equipos se redujeron a ocho corredores, hecho que ha impactado poco en las tácticas de carrera. Con una preponderancia de etapas de media montaña y con sprints intermedios con bonificación de tiempo en ocho etapas de montaña, la ruta del Tour de Francia 2019 ha sido diseñada con la esperanza de inspirar carreras más agresivas.

Prudhomme parece aceptar, sin embargo, que la ruta por sí sola no puede cambiar el tenor del moderno Tour de Francia.

“Depende de la UCI, pero estoy diciendo lo que pienso para estimular las cosas”, dijo Prudhomme a los reporteros después de sus palabras en la presentación del Tour sobre su llamado a prohibir el uso de medidores de potencia.

“Los medidores de potencia son muy útiles para entrenar, pero cuando los ciclistas los usan en una carrera significa que saben exactamente qué tipo de esfuerzos deben hacer, por cuánto tiempo y a qué nivel. Pero si un ciclista no estaba seguro de que todavía tenía bastante fuerza, eso cambiaría las cosas”.

Hace una década, la organización del Tour tenía una visión igualmente tenue de los auriculares de radio (pinganillos), y se hicieron intentos para prohibir su uso en dos etapas de la carrera en 2009. El experimento se suspendió después de un lento avance deliberado en la etapa 10, y Prudhomme restó importancia a la idea de prohibirlos ahora.

“Deshacerse de los auriculares no cambiaría mucho. No tener auriculares podría ser útil para evitar choques, eso es seguro, pero la batalla de hoy se centra más en los medidores de potencia que en los auriculares”, dijo Prudhomme.

Los pensamientos de Prudhomme fueron repetidos por el director técnico del Tour, Thierry Gouvenou, el hombre responsable de diseñar el recorrido cada año. Hablando después de que se encendieran las luces en el Palais des Congrès, Gouvenou dijo que prohibir los medidores de potencia haría que la carrera fuera más abierta.

“Me estoy dando cuenta cada vez más de que la gente quiere un estilo de carreras menos controlado y menos predecible. El público quiere un tipo de ciclismo en el que los corredores sean los actores principales, no los directores deportivos o el equipo”, dijo Gouvenou.

El presidente de UCI, David Lappartient, ha expresado previamente su preocupación por los efectos de los medidores de potencia en las carreras, pero cualquier intento de limitar su uso en la competencia seguramente se encontrará con una dura oposición de los equipos, entre otras cosas porque la publicación de datos de potencia en las carrera es la clave del modelo de negocio Velon, la asociación comercial formada por varios equipos WorldTour en 2014.

“Todo el mundo debe darse cuenta de que podría ser bueno para el ciclismo en general. Podríamos probar algunas etapas con medidores de potencia o sin auriculares, ¿por qué no?, Para dar valor a los corredores una vez más, para recompensar la invención táctica”, dijo Gouvenou.

“Creo que todo el mundo necesita darse cuenta. El público ya se ha dado cuenta. Creo que los organizadores se dan cuenta. Ahora les toca a los equipos, a los corredores darse cuenta y a trabajar juntos para tratar de encontrar una solución, o al menos intentarlo. Tenemos que intentarlo”.

El campeón olímpico Greg Van Avermaet, presente en la presentación del Tour el jueves, se mostró desconcertado por los intentos de frenar el uso de medidores de potencia y se preguntó si la medida supondría una diferencia sustancial.

“En cuanto a la Clasificación General, no lo sé, pero puedo hablar por mí mismo: nunca he mirado realmente mi medidor de potencia, para mí, se trata de emociones y de cómo se siente y qué tan profundo puede llegar. Solo uso mi medidor después para ver qué tan difícil fue para mi cuerpo”, dijo Van Avermaet.

“Para mí, no creo que haga ninguna diferencia”.