Alejandro Valverde

El sueño de Alejandro Valverde de lograr otro podio o incluso otro triunfo en la Vuelta a España terminó en una pesadilla cuando el veterano ciclista del Movistar se derrumbó en la etapa final de montaña y cayó del segundo al quinto puesto en la general.

En el momento en que la última escalada de la Vuelta a España 2018 comenzó a intensificarse, Valverde comenzó a luchar. Él, según reveló más tarde, había estado en problemas desde la segunda ascensión de Beixalis, la cuarta de las seis escaladas de la carrera, pero incluso el día anterior, en el Col de la Rabassa, no había mostrado su mejor condición.

El compañero de equipo en Movistar, Nairo Quintana, se retiró del grupo de fugados con Simon Yates (Mitchelton-Scott), Enric Mas (Quick-Step Floors) y Miguel Ángel López (Astana Pro Team) para apoyarlo, pero la situación de Valverde empeoraba a medida que seguía la etapa.

Hubo gran cantidad de aplausos cuando Valverde cruzó la línea, guiado por Quintana. Y el español, que apenas pudo siquiera mantener el ritmo del colombiano en algún momento, reconoció después que había estado a la defensiva la mayor parte del día.

“Tienes que ser feliz cuando le das todo lo que tienes”, dijo Valverde. “Hay que aceptar las derrotas; cuando se gana, todo es genial, pero cuando se pierde, hay que reconocer que los rivales son mejores que tú y mirar hacia adelante”.

Valverde dijo después que había empezado a sentir que desfallecía en la segunda ascensión al Beixalis y que “En el segundo paso por Beixalis iba sufriendo mucho, no iba nada cómodo, y ya no he podido darle vuelta a las piernas. A partir de ahí, solo quedaba sufrir y sufrir.”

“Es doloroso salir del podio, pero cuando le das todo, no puedes pedir más”.

Destacó a Quintana, criticado por los medios españoles durante la Vuelta, y dijo: “Todo el equipo ha estado fenomenal durante toda la Vuelta, y Nairo hoy ha vuelto a demostrar ser un gran compañero y saber estar al lado de uno. Le doy las gracias por ello”.

Valverde señaló que a pesar de la derrota, ha estado allí durante toda la Vuelta y señaló que Movistar, a pesar de que sus expectativas no se cumplieron en la general, ha ganado dos etapas, la victoria de Valverde en la clasificación por puntos y la clasificación por equipos.

Ahora Valverde mira hacia los Mundiales, donde será el líder de España e intentará, de una vez por todas, llevarse la camiseta de arcoíris que le ha sido esquiva desde 2003.

“Ahora toca afrontar el Mundial; a ver qué podemos conseguir allí”, concluyó, “Estos últimos días no han sido los mejores, pero creo que hay tiempo para darle la vuelta al cuerpo y llegar bien a Innsbruck. Me alegro mucho por Enric Mas, ha hecho una magnífica carrera. Yates ha sido justo vencedor”.