Simon Yates (Mitchelton-Scott)

Simon Yates permanece en la cima de la clasificación general de la Vuelta a España después de la etapa de montaña más dura hasta la fecha, pero las diferencias entre los favoritos sigue siendo reducidas y la última Gran Vuelta a de la temporada sigue abierta.

El líder de Mitchelton-Scott lanzó al menos tres ataques en la subida a Lagos de Covadonga, aunque sus principales rivales de la general se vieron sacudidos por sus aceleraciones no logro ampliar demasiado su ventaja con sus rivales más cercanos.

Alejandro Valverde (Movistar Team) arrastró al pequeño grupo de favoritos de vuelta al británico en el primer ataque, y luego Nairo Quintana (Movistar Team) y Miguel Ángel López (Astana) lograron formar una alianza bastante incómoda para neutralizar sus otros movimientos.

Después de eso, cuando López logro atacar, Yates hizo un gesto de enojo a Quintana para que colaborara, pero como dijo el británico “no hubo cooperación y eso fue todo”.

En el lado positivo para Yates, él sigue a la cabeza mientras la Vuelta entra en su tercera semana, con la contrarreloj de Torrelavega el martes, su próximo gran desafío.

“Con todos nosotros tan igualados en las escaladas, podría ser allí donde se decida la Vuelta”, sugirió.

Cuando se le preguntó directamente si se consideraba el más fuerte de los favoritos, Yates respondió: “Siempre confío en mi propia habilidad, así que espero continuar así, pero las brechas son todavía muy pequeñas”.

“No estoy exactamente un nivel por encima de todos los demás, todos estamos muy cerca”.

Después de felicitar a Pinot por su ataque, Yates dijo que no había encontrado la colaboración del pequeño grupo de favoritos que quedaba detrás del francés cuando pidió ayuda para perseguir a López.

“No hubo discusión”, dijo tranquilamente minimizando diplomáticamente cualquier problema. “Solo pregunté por qué no estábamos trabajando”.

Tercero en la línea de meta después de una aceleración final en los últimos 500 metros, Yates ha extendido su ventaja a 26 segundos sobre Valverde y 32 sobre Nairo Quintana.

Cuando se le preguntaba Cuál de los dos le preocupa más, esto dijo Simon Yates:

“Es difícil de decir, ambos son muy fuertes y ambos grandes campeones, pero sabremos más después de la contrarreloj”.

Curiosamente, Yates señaló a Valverde como el más peligroso de sus retadores para el martes y estuvo de acuerdo con que la Vuelta ahora podría decidirse en la contrarreloj.

“Es muy posible”, respondió, “espero tener una buena crono allí, porque he ido mejorando lentamente en las contrarreloj. Pero las brechas son muy pequeñas, es difícil ver qué ciclista es mejor por ahora, todavía no he visto la nueva clasificación general. Y tendré que ver el recorrido para saber qué tan bueno o malo es para mí”.

Yates mantiene el control de la clasificación general y es capaz de contener la mayoría de los ataques en las montañas. Una vez que el polvo se haya asentado en la contrarreloj del martes, si Yates sigue adelante en la General, estará más cerca que nunca de obtener una tercera victoria en el Grandes Vueltas para Gran Bretaña en una sola temporada y para tres ciclistas diferentes.