Alejandro Valverde (Movistar Team)

Alejandro Valverde (Movistar Team) vio frustrado sus aspiraciones a la victoria de etapa después del ataque en los últimos kilómetros de Gallopin.

La meta del Movistar Team en la séptima etapa de la Vuelta era trabajar para buscar la victoria de etapa para Alejandro Valverde en un perfil de etapa que se amoldaban a las cualidades del gran ciclista español.

Pero un ataque en los últimos kilómetros de la fracción del francés Tony Gallopin (AG2R La Mondiale) impidió que Valverde pudiera disputar llevarse la victoria de etapa, donde finalmente termino en la tercera colocación.

A pesar de que las cosas no se dieron, Valverde es optimista y se encuentra complacido que la etapa transcurriera sin problemas:

“Lo mejor del día ha sido sin duda no tener percances, porque el final, como ya se ha visto, era bastante complicado. En general el asfalto estaba muy mal, aunque en los últimos kilómetros ya era mejor. En uno de los descensos hemos pasado de una zona rugosa a otra de mejor asfaltado, nos hemos confiado, alguien ha arriesgado un poco y se ha producido una caída.”

Valverde estuvo por poco implicado en una caída en el descenso del último puerto del día:

“Un corredor de Sky se ha ido al suelo antes del penúltimo repecho, los tres siguientes han ido detrás y yo, que era el cuarto, he tenido la suerte de no caer. A partir de entonces he ‘respetado’, no he arrancado hacia adelante y solo he buscado coger la bonificación. Es una pena porque a nivel deportivo nunca quieres que un rival que está disputando las primeras posiciones contigo, como Kwiatkowski, salga de ellas por un percance así.”

La séptima etapa de la Vuelta ha resultado ser más dura de lo esperado. Su perfil ondulado, al mejor estilo de una clásica de las Ardenas hizo que los últimos kilómetros se vivieran en extrema tensión.

“Por lo demás, ha sido un recorrido durísimo; ya me habían advertido que sería complicado, pero ha resultado más duro de lo que pensaba. Días cómo este irán haciendo mella y eso se acaba notando.”

El ciclista murciano a pesar de ser segundo en la general no se siente líder de equipo, de momento, pero deja la puerta abierta según transcurran las etapas de la Vuelta a España.

“Me he sentido muy bien, en buena forma. Estoy contento con el resultado, a pesar de que haya entrado por detrás Sagan en el sprint. Sinceramente pensé que no estaba, solo he visto que iba en nuestro grupo cuando me ha rebasado en la llegada. ¿Gallopin? No puedo controlarlo todo, eso está clarísimo. De momento hoy hemos cogido 2″ en una bonificación, 4″ en meta… ha sido un día bueno y esperamos seguir así. ¿Disputar la general? Hay que esperar. Queda mucho. Vamos poco a poco”.