UCI-Cabina de Rayos X

La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha confirmado que llevó a cabo miles de pruebas en busca de dopaje mecánico en el Tour de Francia, incluidas 164 pruebas de rayos X de las bicicletas de carrera y todas las pruebas fueron negativas.

La UCI se vio obligada a intensificar su lucha contra el dopaje mecánico después de que la televisión francesa planteara dudas sobre la efectividad del dispositivo de tableta que introdujo por primera vez el ex presidente de la UCI Brian Cookson cuando se descubrió un motor rudimentario durante el Campeonato Mundial Ciclo-Cross 2016 en una la bicicleta de la corredora belga Femke Van den Driessche. Ella fue suspendida por seis años. Se cree que los últimos avances en dopaje mecánico incluyen ruedas con dispositivos electromagnéticos.

En marzo, el nuevo presidente de la UCI, David Lappartient, anunció que la UCI había reforzado su estrategia para combatir el dopaje mecánico, presentando un gabinete de rayos X móvil especial en Ginebra y prometiendo que también se usarían cámaras termográficas. La UCI también presentó un VAR (Video Assist Referee) que estudia todas las imágenes de televisión de una carrera que ayuda a los jueces de la UCI a detectar cualquier cambio sospechoso de bicicleta o rueda.

“La Union Cycliste Internationale puede confirmar hoy que llevó a cabo pruebas rigurosas durante el Tour de Francia 2018 como parte de la lucha contra el fraude tecnológico”, dijo la UCI en un comunicado de prensa el lunes. “Las pruebas se llevaron a cabo utilizando diferentes tecnologías, escaneo magnético, rayos X e imágenes térmicas, antes, durante y después de las etapas, a lo largo de las tres semanas de competición. Cada una de estas pruebas resultó negativa”.

Durante las tres semanas de carrera, se realizaron 2.852 pruebas en total, al comienzo de las 21 etapas, utilizando la tecnología de escaneo magnético, un método introducido por la UCI por primera vez en el Tour de Francia en 2016.

“Al final de las etapas, se llevaron a cabo 164 pruebas usando tecnología de rayos X. Se probaron entre cinco y 10 bicicletas en cada etapa, incluidas las del ganador de la etapa y el titular del maillot amarillo. Se llevaron a cabo otras pruebas durante las etapas usando cámaras termográficas”.

El portal de noticias Cyclingnews observó las pruebas durante el Tour de Francia y habló con el nuevo jefe de UCI Equipment Christophe Péraud, que terminó segundo detrás de Vincenzo Nibali en el Tour de Francia 2014. La prueba de rayos X se realizó con la unidad móvil especialmente creada de la UCI estacionada en el área de antidopaje cerca de la línea de meta. Muchas de las bicicletas probadas pertenecían a los ciclistas seleccionados para los controles antidopaje. Una motocicleta especial que llevaba una cámara térmica accionada manualmente se vio de vez en cuando revisando a los ciclistas durante la carrera.

UCI-Cabina de Rayos X
Cabina de Rayos X

La UCI reveló que comenzó a probar un dispositivo rastreador que supuestamente puede detectar los campos magnéticos creados por motores ocultos. Ese programa ha sido creado con el Departamento de Investigación Tecnológica de CEA Tech (Comisión Francesa de Energía Atómica y Alternativa).

El objetivo final es desarrollar un “rastreador” que pueda colocarse en todas las motos del pelotón. La primera fase de prueba, llevada a cabo en el Tour de Francia en colaboración con varios equipos, incluyó la detección de señales magnéticas.

“Me gustaría felicitar a mis colegas de la UCI y a los comisarios de la UCI por su esfuerzo y participación en las últimas tres semanas, tiempo durante el cual se han probado muchas bicicletas”, dijo Lappartient.

“El objetivo es eliminar las sospechas y mostrar al público y a todos los interesados ​​en el ciclismo, incluidos los inversores, que nuestro deporte es creíble. Seguiremos trabajando en este sentido, para garantizar que la reputación positiva del ciclismo esté garantizada”.