Tom Dumoulin (Team Sunweb)

El ciclista Primoz Roglic celebró una victoria en el Tour de Francia, pero algunos de sus rivales no estaban muy contentos con la forma en que se desarrollaron las cosas en el vertiginoso descenso a Laruns.

Tom Dumoulin (Team Sunweb) y Dan Martin (UAE Team Emirates) acusaron a las motos de la televisión de ayudar al ciclista del Lotto NL-Jumbo a abrir brecha en los últimos kilómetros de la carrera.

“Estoy furioso”, dijo Dumoulin después de la etapa 19, y agregó que era “ridículo” que se descolgara en una sección recta y rápida de la carretera.

Roglic, Dumoulin y Martin formaron parte del grupo de cabeza después de que el escapado Rafal Majka (Bora-Hansgrohe) se lanzara en solitario de la cima del Col d’Aubisque, junto con el maillot amarillo Geraint Thomas y su compañero del Team Sky Chris Froome entre ellos. Pero no pasó mucho tiempo para que Roglic demostrara sus habilidades en el descenso.

El ciclista de 28 años escapó al frente del grupo al principio del descenso, ejerciendo presión sobre los ciclistas menos habilites como Ilnur Zakarin (Katusha-Alpecin) e incluso a su propio compañero de equipo Steven Kruijswijk.

A falta de seis kilómetros para la meta, Roglic consiguió abrir una brecha considerable y la logró mantener hasta llegar en solitario a la línea de meta.

“Primoz fue el más fuerte hoy, y tengo mucho respeto por su victoria, pero él estaba volando cuesta abajo, y finalmente me dejo atrás en una recta simplemente porque estaba detrás de la estela de las motos”, dijo Dumoulin. “Estaba corriendo hacia su rueda y no pude acercarme más. Se alejó en la única parte recta del descenso. Es realmente ridículo”.

Martin, un crítico frecuente de las motos de televisión, estuvo de acuerdo. Al igual que Dumoulin, el irlandés mostro su frustración con la situación.

“Roglic escapó en la recta del descenso. Las motos de TV otra vez”, dijo. “No es su culpa, es solo la forma en que paso”.

Por su parte, Roglic no estuvo de acuerdo con las afirmaciones de que recibió un impulso de las motos en camino a Laruns.

“Todos los ciclistas tienen las mismas posibilidades en el camino”, dijo.

Después de todo, Roglic logró hacer crecer su brecha tan pronto se desprendió del grupo de favoritos, combinando sus excelentes habilidades en el descenso con el gran motor que lo llevó a ganar la medalla de plata en los campeonatos del mundo de contrarreloj el año pasado. Una vez que estuvo escapado, gradualmente extendió su ventaja en los siguientes kilómetros, terminando 19 segundos por delante de Thomas, quien cruzó la línea esprintando por ganar los segundos de bonificación.

“Sé que ir cuesta abajo cuando tienes un hueco es difícil cerrarlo. Cuando abrí la brecha, empujé con más fuerza”, dijo Roglic. “Cuando escuché que tenía 10 segundos y faltaban cinco kilómetros, traté de darlo todo hasta el final, y valió la pena”.

La carrera de Roglic lo llevó a recoger su segunda victoria de etapa en el Tour de Francia de su carrera y lo impulsó a la tercera posición de la clasificación general. Eso lo coloca en buena posición para conseguir un puesto en el podio, si logra defender su lugar en la contrarreloj del sábado.