Dan Martin (UAE Team Emirates)

Dan Martin fue el ciclista que provocó el ataque ganador de Nairo Quintana en la etapa 17 del Tour de Francia, pero el ciclista irlandés no pudo hacer nada cuando Quintana acelero. Martin no se dio por vencido, pero después de una persecución difícil tuvo que conformarse con el segundo lugar en la fracción.

Había pocas dudas de que Martin había llegado al límite al cruzar la línea. Todavía temblando por el esfuerzo, se inclinó sobre su manillar para intentar recuperar el aliento. Martin dijo que había luchado un poco debido a la altitud a la que estuvo pedaleando, con la carrera llegando a su punto más alto en el Col du Portet. Martin había realizado un duro ataque a 16 kilómetros de meta pero se llevó a Quintana consigo y no pudo seguir el paso del colombiano.

“Aproveché que Sky estaba marcando el tempo en la parte inferior de la escalada. Yo estaba a siete minutos en la general, así que pensé que podrían dejarme ir”, dijo Martin acerca de su ataque. “Nairo vino conmigo. Creo que quería ir conmigo, pero fue tan duro que me aparté y seguí mi propio ritmo y lo convertí en una contrarreloj hasta la cima. La altitud me llegó al final; está bastante arriba aquí. Nairo vive a 2.800m y probablemente lo ayude. Trataba de mantenerlo a 10 o 15 segundos, normalmente en los últimos 500 metros, puedo cerrar esa brecha. Pero a esta altitud era difícil.”

Mucho se habló de la etapa corta del miércoles y cuán explosivo podría ser para la clasificación general. Si bien causó mucho daño, la acción principal estuvo contenida en la escalada final. Siempre el agresor en las montañas, Martin había esperado poder encender las cosas mucho antes de lo que había hecho, pero el viento hacia que no valiera la pena.

“Me he sentido muy bien en los últimos dos o tres días, eso es una muy buena señal. Como que planeé ir más temprano, es por eso que pusimos a Darwin (Atapuma) y Kristijan (Durasek) en la fuga”, explicó. “Quería atacar en el Val Louron-Azet. Está bien que la gente diga, ‘Ataque temprano’, pero había tanto viento en las primeras escaladas hacia que simplemente no valiera la pena. Tengo buenas piernas y confianza en mis piernas, así que sentí que podría hacer una buena última escalada”.

Esta etapa en particular ocupó un lugar especial en el corazón de Martin después de haber tenido su primer contacto con el Tour de Francia en estas mismas montañas hace casi 20 años.

“Siempre iba a ser una etapa especial para mí. Compartiré una anécdota. Mi primera experiencia con el Tour de Francia fue en 1999”, dijo. “Me paré en Val Louron después de montar el Peyresourde y luego me paré en el Pla d’Adet. Correr por esos mismos caminos fue muy especial”.

Los esfuerzos de Martin le ganaron algo de tiempo con los otros ciclistas de clasificación general, y pasó del décimo al noveno lugar, por delante de Jakob Fuglsang. Permanece a más de seis minutos del maillot amarillo después de un accidente y una mala contrarreloj por equipos que le hizo perder mucho tiempo en la primera semana del Tour, mientras que un pinchazo en la etapa 14 agravó el problema. Martin no puede dejar de pensar en lo que podría haber sido, pero todavía se consuela al poder luchar en las montañas.

“Es una pena que perdiéramos el tiempo en el choque y con el pinchazo, tomar ese tiempo de dos minutos y medio y podría ser una historia muy diferente esta última semana”, dijo. “Pero, de nuevo, nunca se puede mirar hacia atrás. Estoy orgulloso de cómo he logrado obtener esta consistencia durante tres semanas y seguir siendo fuerte en la tercera semana. Ganar una etapa en la primera semana y casi ganar en el la tercera semana, con un accidente en el medio, muestra que puedo manejar tres semanas de carreras duras en el Tour de Francia”.