Tour de Francia 2018 - Adoquines

El boletín médico emitido después de la etapa 9 del Tour de Francia incluía una larga lista de ciclistas que resultaron heridos en los adoquines y carreteras del norte de Francia, pero ofrecían pocos detalles de los enormes golpes físicos que los ciclistas sufrieron en los 15 sectores de adoquines que dio forma a la etapa y que trajo tanto drama.

Las caras de los ciclistas ofrecían muchos más detalles, revelando el dolor interno y el sufrimiento provocado por las huellas de adoquines del norte de Francia. Los ciclistas fueron realmente los forçats de la route (los condenados del camino) como el famoso periodista francés Albert Londres describió una vez a los ciclistas del Tour de Francia, mientras la carrera francesa transcurría en un sádico show el domingo, forzando a los contendientes a luchar para no quedar descolgados y sobretodo no sufrir lesiones.

Los pesos pesados ​​de la general tuvieron que pelear con los fornidos especialistas en clásicas en lo que nunca sería una pelea justa. Sin embargo, sorprendentemente, a pesar de los accidentes en los últimos nueve días, y la contrarreloj por equipos, y el final de Mûr-de-Bretagne, y, finalmente, los adoquines de Paris-Roubaix, la clasificación general sigue perfectamente equilibrada, con 23 corredores a tres minutos del líder de la carrera, Greg Van Avermaet (BMC Racing).

Romain Bardet (AG2R La Mondiale) sigue siendo un ejemplo de la capacidad de resistencia en grandes vueltas. El frágil francés sufrió tres pinchazos durante las secciones de pavé, y cambió bicicletas y ruedas un total de cinco veces. En un momento dado estuvo a más de un minuto de distancia, pero luchó una y otra vez gracias a un excelente trabajo de su equipo para limitar sus pérdidas a solo siete segundos sobre sus principales rivales. Con razón, abrazó a sus compañeros de equipo al final.

Dan Martin (UAE Team Emirates) se estrelló con fuerza en la etapa 8 del sábado, y estaba preocupado por correr una vez más con lesiones en la espalda, pero también luchó para terminar en el grupo delantero. No es de extrañar que los UAE Team Emirates estuvieran felices de mostrar sus rostros sucios y radiantes sonrisas a través de las redes sociales.

Dan Martin
Dan Martin (UAE Team Emirates)

Mikel Landa (Movistar Team) se estrelló con fuerza en carreteras “normales”, sin adoquines, mientras intentaba alcanzar su bidón, pero se levantó, y persiguió con la ayuda de sus leales compañeros de equipo, y terminó junto con Bardet. Estaba justo detrás de sus compañeros Alejandro Valverde y Nairo Quintana, quienes se desempeñaron muy por encima de las expectativas, codeándose y defendiéndose de corredores con 30 kg de puro músculo. Movistar Team escapó de la dura e imprevisible primera semana y ahora realmente puede comenzar su ataque de tres frentes contra sus rivales.

Incluso Chris Froome (Team Sky) se zambulló en una zanja después de enredarse con su compañero de equipo Gianni Moscon. Perdió su computadora Garmin en el derrame pero mantuvo la calma y no perdió tiempo con sus rivales. A pesar de estar a 59 segundos de Geraint Thomas, Froome sigue siendo el ‘plan A’ del Team Sky.

Chris Froome (Team Sky)
Chris Froome (Team Sky)

Otros ciclistas se estrellaron, se levantaron y terminaron en el grupo delantero, otros se quedaron despiertos pero no tuvieron las piernas para atacar, mientras que ciclistas como Tom Dumoulin (Team Sunweb), Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida) y Jakob Fuglsang (Astana) solo se mantuvieron bajo control.

La lucha por el tiempo hizo una carrera inusual en los adoquines, con una carrera no tan táctica como se esperaba. Esta no era una versión de verano de ‘The Hell of the North’.

Richie Porte (BMC Racing) fue la mayor víctima de la etapa, y probablemente del Tour. Se estrelló a solo 10 km de la línea de salida, antes de que la carrera incluso encarara los adoquines. El australiano se fracturó la clavícula izquierda, y se lo llevaron en ambulancia, su Tour de Francia se esfumaba otra vez en un abrir y cerrar de ojos debido, y una vez más en la etapa 9, al igual que el año pasado.

Richie Porte
Richie Porte (BMC Racing)

Rigoberto Urán (EF Education First-Drapac) también fue golpeado por la desgracia. Terminó la etapa, pero perdió tiempo con los otros contendientes en la general. El colombiano perdió contacto en un accidente a 30 km del final, y nunca volvió a ver a sus rivales, a pesar de una sólida persecución en equipo.

Rigoberto Urán (EF Education First-Drapac)
Rigoberto Urán (EF Education First-Drapac)

Urán perdió 1:28 ante sus rivales de la general y cayó al puesto 22, a 2:53 de Van Avermaet y 2:10 detrás de Geraint Thomas. Sólo Dan Martin está más atrás, a 2:39 después de su último accidente en la etapa 8.

Después de la inteligente carrera de Van Avermaet que lo llevo al segundo lugar en la etapa, el belga ahora lidera el Tour de Francia con una ventaja de 43 segundos ante Geraint Thomas.

Sin embargo, en el “Clasificación General Virtual” de la pelea entre los principales contendientes, Thomas sigue liderando, con un colchón de 59 segundos sobre su compañero de equipo Chris Froome.

Adam Yates (Mitchelton-Scott) está en el mismo tiempo, con Vincenzo Nibali muy cerca a seis segundos.

Tom Dumoulin está 15 segundos más atrás, mientras que Romain Bardet -a pesar de haber envejecido algunos años debido al miedo y los esfuerzos del pavé- está a 30 segundos de Dumoulin y a 1:49 de Thomas.

“Creo que es una buena posición para estar”, dijo Froome antes de abordar el avión para trasladarse a los Alpes. “Estoy realmente feliz con eso”.

La mayoría de sus rivales probablemente eran igual de felices. Se podría haber perdido tanto en las nueve etapas iniciales en el norte de Francia y en los adoquines.

Pero, a decir verdad, a pesar de todo el drama, los temores y la tensión, elegir un ganador general es un gran riesgo porque todavía hay muchos corredores en la contienda: ciclistas con diferentes habilidades, con diferentes fortalezas de equipo, pero difíciles de derrotar.

Eso seguramente ocurrirá en las montañas, primero en los Alpes esta semana, donde los ciclistas se enfrentan a tres etapas difíciles, que culminan con el final en Alpe d’Huez en la etapa 12 el jueves, con otros tres días difíciles en los Pirineos para llegar la semana después, y luego la etapa 20 con una contrarreloj a Espelette en las colinas vascas.

Como tantos corredores en la baraja después de la etapa del domingo, todo está por jugar. Este salvaje y totalmente impredecible Tour de Francia apenas está comenzando.