Rigoberto Urán (EF Education First-Drapac)

Rigoberto Urán (EF Education First-Drapac) fue la mayor víctima del caos en los adoquines en la etapa 9 del Tour de Francia, además de Richie Porte, quien se salió de la carrera con una fractura de clavícula.

Urán se estrelló en el sector pavé de Moulin de Vertain con poco más de 30km por recorrer y fue forzado a una persecución larga y en última instancia fútil. Tuvo que detenerse nuevamente para cambiar su bicicleta dañada pero tuvo compañeros de equipo que se descolgaron para tratar de minimizar las perdidas.

Cuando cruzó la línea, sin embargo, las brechas hicieron que la lectura fuera deprimente, 1:28 perdió ante sus rivales de la clasificación general. De hecho, el golpe se agravó por el hecho de que nadie más perdió tiempo, salvo por unos modestos siete segundos de Mikel Landa (Movistar Team) y Romain Bardet (AG2R La Mondiale).

Al llegar al autobús del equipo EF Education First-Drapac en Roubaix, Urán se metió directamente en la ducha para limpiar el polvo y luego arreglar unas abrasiones en su cuerpo. A pesar de los gritos de ‘¡Rigo! ¡Rigo! De un grupo de fanáticos colombianos, él no saldría si no después de una hora y media después de cruzar la línea de meta.

Cuando finalmente apareció, se mostró sorprendentemente optimista, riendo y bromeando con los fanáticos y los medios. “Bastante bien”, dijo sobre el día: “bastante bien”.

“Estos son obstáculos que te encuentras, pero tienes que seguir adelante”.

Urán siempre prefiere mirar hacia adelante y no hacia atrás, por lo que en lugar de detenerse en el tiempo perdido en los caminos del “Infierno del Norte”, habló de las montañas que vendrán en la segunda mitad de la carrera.

“Ahora comienza un nuevo Tour”, dijo. “Tenemos a los Alpes y los Pirineos por delante. Hay un largo camino por recorrer. Lo importante es recuperarse y comenzar de nuevo.”

“Cada etapa es importante. Ahora el Tour cambia significativamente. Solo hemos tenido nueve días de etapas planas, realmente no sabemos cuán fuertes son nuestros rivales, realmente no sabemos cuán fuertes somos, porque no hemos escalado una sola montaña”.

No todos en el campamento EF Education First-Drapac lograron mantener una perspectiva tan optimista. Taylor Phinney, Tom Scully y otros ciclistas que habían estado con Rigo cuando se accidento hablaron sobre el tema, pero todos fueron coincidieron en que fue un golpe significativo a sus esperanzas de repetir, o incluso mejorar, el resultado de Urán conseguido el año pasado.

Las montañas se encuentran por delante, pero Urán las iniciará en el lugar 22, a más de dos minutos de desventaja sobre el portador de la camiseta amarilla.

“Todo estuvo bien hasta que Rigo se estrelló, y luego no fue tan bueno. 1:30 para los chicos de la general no es ideal”, dijo el director deportivo Tom Southam.

“Físicamente tiene algunos rasguños. Mentalmente está bien. No se pone demasiado deprimido sobre eso. Hemos visto a otros tipos perder tiempos similares con finales menos complicados. En un día como hoy, simplemente puede suceder.”

“Va a ser difícil recuperar mucho tiempo ahora… pero ya veremos”.