John Degenkolb (Trek-Segafredo)

John Degenkolb del Trek-Segafredo fue el ganador de la novena etapa del Tour de Francia que tránsito por tramos adoquinados con final en Roubaix.

El alemán atacó junto con el líder de la carrera Greg van Avermaet (BMC Racing) e Yves Lampaert (Quick-Step Floors) en la fase final de la carrera y superó a los dos belgas para llevarse una victoria que tanto anhelaba.

“Felicidad pura”, dijo Degenkolb muy emocional minutos después de llevarse la victoria. “Estuve persiguiendo esta victoria por tanto tiempo. Es realmente difícil de describir.”

Degenkolb explicaba como vivió esta intensa etapa sobre los adoquines de la novena etapa del Tour:

“Fue una pelea realmente dura todo el día. También fue una victoria del equipo y realmente teníamos un plan para no meternos en problemas todo el tiempo. Y funcionó muy bien. Fue increíble. Esta es una gran victoria después de mucho tiempo”.

El alemán dedicó la victoria a alguien que ha significado mucho para él en su vida. “Había pasado por muchas cosas en el pasado y fue un momento muy difícil. Estoy muy feliz de dedicar esta victoria a uno de mis mejores amigos que falleció el invierno pasado. Esto fue realmente algo para él.”

“Todos dijeron que había terminado, después de este accidente, que nunca volvería. Pero dije que no había terminado. Que necesitaría al menos una gran victoria para este tipo. Se llama Jörg y fue mi segundo padre. Fue un accidente horrible y una gran pérdida estar sin él. Estoy tan feliz de tener esta victoria ahora para él”.

Este es el segundo gran momento para Degenkolb en esta ciudad, después de ganar Paris-Roubaix en 2015. “No hay forma de hacerlo más dramático, más agradable o más fantástico. Estoy totalmente abrumado”, concluyó.