Peter Sagan (Bora-Hansgrohe)

Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) volvió a estar en la cima del Tour de Francia ganando la segunda etapa después de evitar el último choque que perjudico a Fernando Gaviria. Además de la victoria, Sagan tomó la camiseta amarilla del líder y restó importancia a una protesta de John Degenkolb (Trek-Segafredo), quien acusó al campeón mundial de cerrarlo contra las barreras en el sprint.

Sagan libro el accidente a dos kilómetros del final que vio involucrado a muchos ciclistas. Sagan fue parte del grupo selecto que pudo competir en el sprint, ganarlo y tomando la camiseta amarilla.

“Tengo que agradecer a todo mi compañero de equipo de Bora-Hansgrohe, ellos me mantuvieron en la delantera en los últimos 10 km. Fue un final muy técnico con subidas, bajadas y giros”, dijo Sagan.

“La última parte fue recta pero ligeramente hacia arriba. Vi a [Arnaud] Démare a mi rueda y estaba detrás de [André] Greipel. Tenía la esperanza de que Démare fuera a comenzar el sprint y lo hizo. Lo seguí e hice mi sprint. Estaba feliz de ganar porque [Sonny] Colbrelli venia. Fue un buen final para el día. Estoy feliz”.

Colbrelli se acercó rápido y habría ganado si la línea hubiera estado más adelante, pero Sagan no tenía miedo de ser derrotado. El miedo no parece ser parte del vocabulario de Sagan.

“No tenía miedo de que él me ganara porque no hay tiempo para pensar en momentos como ese, no le tengo miedo a nada, bueno a veces, quizás por la noche…”, bromeó Sagan.

John Degenkolb agitó un brazo en señal de protesta después de verse atrapado en la lucha en los metros finales. Estaba convencido de que Sagan lo cerró contra las barreras cuando siguió a Démare. Para Sagan, fue como un flashback del Tour de Francia 2017, cuando chocó con Mark Cavendish y los jueces de la UCI lo descalificaran de la carrera.

Sin embargo, esta vez los jueces de la carrera de la UCI, usando el nuevo sistema Video Assist de múltiples cámaras de televisión, consideraron que Sagan no había hecho nada incorrecto cuando se ubicó detrás de Démare y por delante del velocista alemán Trek-Segafredo.

“Creo que hice un sprint limpio”, dijo Sagan, listo para discutir su caso. “No lo vi por televisión, pero creo que el jurado está aquí para decidir si hice algo mal o no”.

Sagan refutó la comparación con el controvertido sprint de 2017 en Vittel. En esa ocasión, sacó su codo, aparentemente para encontrar el equilibrio, mientras Cavendish subía por las barreras. Parecía como si Sagan estuviera defendiendo su posición, con Cavendish chocando duro y fracturándose el hombro.

“Bueno, eso fue el año pasado, no fue mi culpa lo que pasó”, argumentó Sagan, negando que tal vez estaba preocupado por otra descalificación.

“El año pasado todos se movieron hacia la derecha y él [Cavendish] tuvo una gran velocidad desde atrás y sucedió lo que sucedió. No creo que haya sido culpa mía y creo que la UCI también lo dijo al final de la temporada. No lo pienses más, está en el pasado y estoy centrado en este año”.

Sagan nunca teme competir en sprints y correr riesgos, pero deja en claro que nunca es malicioso.

“Cada carrera es diferente. Si eres honesto contigo mismo y haces lo correcto, es correcto. No hago cosas en el sprint a propósito”, dijo.