Richie Porte (BMC Racing)

Richie Porte (BMC Racing) entro junto con el grupo de favoritos al final de la etapa 5 del Tour de Suiza y como resultado subió al liderato de la carrera. El australiano fue guiado por un magnífico BMC Racing durante la primera etapa de montaña de la carrera, y en la última subida Greg Van Avermaet, Stefan Kung y luego Tejay van Garderen trabajaron para asegurarse de que los contendientes a la general terminaran al mismo tiempo.

Diego Ulissi (UAE Team Emirates) ganó la etapa, mientras que el resto de los segundos de bonificación fueron tomados por Enric Mas (Quick-Step Floors) y Tom-Jelte Slagter (Dimension Data). Porte terminó octavo en la etapa y ahora lidera la carrera seguido por Sam Oomen y Wilco Kelderman (Team Sunweb) a 20 segundos.

“No fue una etapa fácil”, dijo en su conferencia de prensa oficial.

“Cubrimos los primeros 100 km en el primer par de horas y se gastó mucho. Los muchachos fueron realmente buenos e hicieron el trabajo perfecto. No me sentía muy bien hoy, así que estoy feliz de haber aguantado”.

Después de que BMC Racing ganara la contrarreloj de apertura, la responsabilidad recayó en Movistar Team y sus escaladores Nairo Quintana y Mikel Landa para pasar a la ofensiva. Comenzaron el día a 36 segundos de ventaja, y con la contrarreloj final por venir, sabían que la etapa 5 de Leukerbad era una oportunidad clave para que pudieran descontar tiempo. En la escalada final, Landa siguió el guion predicho. Su aceleración atrapó los restos de los fugados y puso fin al liderato de Kung.

La movida del español a 6.8 km de meta fue impresionante, y rápidamente sacó 14 segundos, pero un fuerte viento en contra y un buen trabajo de van Garderen ayudaron a anular el movimiento. Cuando van Garderen finalmente se desprendió, Porte se encontraba rodeado de varios cazadores de etapa, como Mathias Frank (AG2R La Mondiale) y Steven Kruijswijk (Lotto NL-Jumbo) para que siguieron trabajando para atrapar al ciclista en punta. Landa mantuvo una ligera ventaja hasta los últimos 200 metros antes de que Ulissi lo rebasará para llevarse la victoria. Landa se desvaneció y perdió 14 segundos en la línea, mientras que Porte pudo reclamar su primer maillot de líder desde el Critérium du Dauphiné del año pasado.

“Sabíamos que esto iba a suceder, pero había un viento de cara bastante duro, así que tal vez no fue la mejor jugada, pero tuvieron que intentarlo”, dijo Porte sobre el movimiento de Landa.

“No estaba realmente preocupado. Greg lo tenía bajo control, y luego Tejay van Garderen también hizo un excelente trabajo allí. Luego todo se trató de ganar la etapa y lo capturaron bastante rápido. Estoy feliz de estar de vuelta a las carreras y tener una buena forma.”

“Cuando Landa atacó, nos presionó un poco, pero creo que Van Garderen hizo un gran trabajo para mantenerlo cerca. Fue un viento en contra bastante duro por lo que no había demasiado pánico, pero ahora son tipos como Kelderman de lo que tenemos que preocuparnos con la contrarreloj”.

El Tour de Suiza es la última carrera de Porte antes del Tour de Francia en julio. Aunque hay incertidumbre, debido al futuro incierto del BMC Racing, el australiano ha permanecido relajado durante toda la temporada. Empezó bien el año en el Tour Down Under, pero una enfermedad arruinó su primavera. Volvió en el Tour de Romandía en abril y terminó tercero. En su conferencia de prensa, admitió que el tiempo se le estaba acabando para el Tour de Francia, pero en este momento la confianza es ciertamente alta.

“El amarillo en el Tour es el sueño definitivo, pero estoy contento con el amarillo aquí. Al entrar al Tour, creo que mi forma está donde debe estar”, dijo.

“Ha sido un comienzo diferente para mi este año. Me enfermé en febrero y marzo, y he estado preparándome desde entonces. Estuve tercero en Romandía y bastante contento con eso, y he vuelto a casa entrenando en Mónaco. Tengo un gran equipo detrás de mí. Estoy envejeciendo ahora, así que esta es una de mis últimas grandes oportunidades para ir al Tour y tener la mejor carrera posible”.