Tom Dumoulin (Team Sunweb)

Cuando un ciclista es derrotado por 46 segundos en una carrera que abarcó 3.572 kilómetros en tres semanas, es natural buscar en qué momento perdió ese tiempo. Sin embargo, después de llegar a Roma en el segundo lugar en la clasificación general del Giro de Italia, Tom Dumoulin (Team Sunweb) no se arrepintió de lo hecho en la gran vuelta italiana.

Dumoulin comenzó la última semana del Giro con el objetivo de desbancar al ciclista del Mitchelton-Scott Simon Yates quien portaba en ese momento la Maglia Rosa, pero justo cuando finalmente había eliminado a Simon Yates en el Colle delle Finestre en la etapa 19, Chris Froome (Team Sky) realizo un ataque impresionante a 80 kilómetros que le llevo a la victoria y a lo más alto de la clasificación general. Este momento, en retrospectiva, fue en que el Giro fue ganado y perdido, pero no hay remordimientos, Dumoulin cree que era poco lo que podría haber hecho.

Chris Froome (Team Sky)
Chris Froome atacando en el Colle delle Finestre

“En retrospectiva, se podría decir que podría haber perseguido con todo desde la parte superior de Finestre detrás de Froome, pero en ese momento tomé la decisión de que eso me costaría la victoria del Giro porque no era tan bueno como Froome”, dijo Dumoulin. , que en cambio se quedó con un grupo de cinco hombres que incluía a Thibaut Pinot de Groupama-FDJ y Sebastien Reichenbach.

“Sabía que si hacía un duelo contra él, uno a uno, luego eventualmente lo perdería, y perdería gradualmente más y más tiempo, así que tomé la decisión de apostar realmente a que él se rompería y que con la ayuda de FDJ nos acercaríamos”.

Froome, por supuesto, nunca cedió, ganando terreno con Dumoulin y compañía cuando aparecían el terreno empinado, cuando descendía e incluso en un tramo de falso llano con viento en contra.

“Si miras atrás ahora, tal vez debería haberlo hecho de otra manera, pero en ese momento tomé la única decisión correcta y estoy contento con la decisión que tomé”, dijo Dumoulin. “No esperaba que Froome llegara hasta el final tan fuerte. Así que no es ese momento donde lo perdí. Y en ningún otro lado definitivamente no es donde lo perdí”.

Este Giro fue anunciado de antemano como un duelo entre Froome y Dumoulin, y así es como se jugó, incluso si durante dos semanas y media, parecía como si el ciclista del Sky estuviera compitiendo por una colocación menor. Hace un año, Dumoulin supero los desafíos de Vincenzo Nibali, Nairo Quintana y Pinot para ganar el Giro, y calculó que su segundo lugar en 2018 sería una hazaña atlética de similar valor.

“Creo que mi nivel fue más o menos el mismo, pero el año pasado los eventos me favorecieron mucho más para mí que este año”, dijo Dumoulin. “Estoy muy contento de haber sido segundo en una carrera mucho más difícil para mí, porque mi arma todavía es la contrarreloj, y realmente no pude dedicar mucho tiempo a esa disciplina porque no había mucha crono en esta edición”.

Dumoulin preparo su envestida para recuperar tiempo con Froome en la subida a Cervinia de la etapa 20, pero el ciclista del Sky respondió a cada una de sus cuatro aceleraciones.

Lo curioso se vivió una vez finalizo la etapa donde al parecer Dumoulin evito saludar a Froome, pero el holandés explicó el domingo que simplemente no había visto a su rival ya que estaba involucrado en entrevistas posteriores a la carrera.

Chris Froome y Tom Dumoulin
Chris Froome intentando saludar a Tom Dumoulin

“Escuche los rumores, pero no lo vi”, dijo Dumoulin. “Estaba dando entrevistas y me pasó, pero no lo vi. No fue a propósito y lo felicité más tarde, así que no hay problema”.

De hecho, Dumoulin y Froome pasaron algunas de las últimas vueltas de la última etapa entablando una amable conversación después que la batalla por la general estuviera neutralizada debido a una protesta de los ciclistas sobre la seguridad del circuito.

Chris Froome y Tom Dumoulin
Chris Froome conversando con Tom Dumoulin en la última etapa del Giro

Dumoulin luego restó importancia a la idea de que aún podría ser coronado como ganador del Giro 2018 si Froome es sancionado por su prueba positiva de salbutamol en la Vuelta a España del año pasado.

“Si es suspendido por su positivo, eso no debería afectar al Giro”, dijo Dumoulin. “Espero que no porque esa no es una forma en la que quiero ganar”.

Froome ya ha declarado su intención, a pesar del caso de salbutamol, para participar en el Tour de Francia. Aunque Dumoulin todavía no ha confirmado su participación, se prevé que estará en la línea de salida el 7 de julio. En abril, el holandés reconoció el recorrido de la novena etapa del Tour, pero él y su equipo Sunweb insisten en que la decisión final solo se tomará una vez que haya evaluado su fatiga después de este Giro.

“Descanso primero y tenemos que ver si voy al Tour o no, y en qué papel sería”, dijo Dumoulin. “Por el momento, estoy contento de que el Giro haya terminado. Me gustaría intentar ir al Tour después de esto solo para ver cómo es. Todo sería una bonificación, pero tal vez lo haga de forma diferente, así que aún no estoy decidiendo”.