Chris Froome

Chris Froome (Team Sky) ha reiterado que espera que su caso de salbutamol se resuelva antes del Tour de Francia. El presidente de UCI, David Lappartient, admitió que el caso podría prolongarse más allá de julio, y que existe el riesgo de que el organizador del Tour de Francia ASO use sus propias reglas de carrera para evitar que Froome inicie la carrera el 7 de julio.

Lappartient estaba al inicio de la etapa 17 del Giro de Italia pero evitó cruzarse con Froome en el área del podio en Riva del Garda. Froome y Lappartient nunca han hablado en persona, y el presidente francés de la UCI aparentemente nunca ha tenido contacto directo con Dave Brailsford, el Gerente del Equipo Sky. Actualmente, hay un diálogo entre el equipo legal de la UCI y el equipo legal de Froome mientras pelea por cada detalle de su caso.

ASO podría tratar de bloquear la presencia de Froome en el Tour de Francia bajo las reglas en los contratos de los equipo que se esfuerzan por preservar la reputación de la carrera. No está claro cómo se pueden imponer esas reglas si no se ha llegado a un veredicto en el caso Froome. ASO intentó evitar que Tom Boonen participe en el Tour de Francia 2009 después de dar positivo por cocaína. Sin embargo, el Tribunal de Arbitraje del Deporte dictaminó que el belga podría correr.

Lappartient sugirió que respetaría el derecho de Froome de correr el Tour de Francia si no se ha llegado a una decisión en su caso, pero Froome no parece confiar en Lappartient.

“Quiero que esto se resuelva tan rápido como cualquiera”, dijo Froome al portal The Times después del final de la etapa 17 del Giro de Italia en Iseo.

“Quiero que esto se resuelva más que nadie, para ser honesto. Me encantaría que esto se solucione antes del Tour de Francia, para que esa pregunta ya no exista. Obviamente, hay un proceso en marcha, y nosotros estamos siguiendo ese proceso”.

Superando el nivel permitido de salbutamol en una prueba antidopaje realizado en la última semana de la Vuelta a España del año pasado, Froome pasó a ganar la gran vuelta española por delante de Vincenzo Nibali.

A pesar de las presiones, incluso de parte de Lappartient, de no participar en carreras hasta que no se resuelva su caso, Froome se ha negado, poniéndose el alto objetivo de conseguir el doblete Giro-Tour esta temporada. Se accidento antes de la contrarreloj de Jerusalén en el Giro de Italia y luego perdió tiempo en los primeros finales de montaña. Froome se recuperó para ganar la etapa del Monte Zoncolan, pero pagó ese esfuerzo al día siguiente en Sappada. Fue cuarto en la contrarreloj del martes y ascendió al cuarto lugar de la general, a 3:50 del líder de la competencia, el también británico Simon Yates.

Froome ha insinuado que la victoria general ahora puede estar más allá de su alcance, pero tiene la intención de luchar por un lugar en el podio final.

“Espero hacer lo mejor que pueda”, dijo Froome al finalizar la etapa en Iseo. “Sea lo que sea que resulte ser, está bien. He querido estar en mi mejor momento en esta última semana, y me siento bien. Ahora tenemos tres etapas duras de montaña delante de nosotros, y daré todo lo que tengo, y veremos donde estoy y llegaremos a Roma”.

Froome no confía en su habilidad para escalar, especialmente contra Yates, pero estará listo para ganar otra etapa si se presenta la oportunidad.

“Será increíble si hubiera otra oportunidad. Todo va a ser sobre las piernas durante los próximos tres días. Si siento que lo tengo, entonces definitivamente no voy a dejar pasar una oportunidad”, dijo.