Chris Froome (Team Sky)

Chris Froome revivió sus ambiciones en la clasificación general después de conseguir la victoria en la etapa 14 del Giro de Italia que finalizo en el mítico Monte Zoncolan.

El líder del Team Sky atacó a unos cuatro kilómetros de la meta y, aunque Simon Yates (Mitchelton-Scott) lo persiguió hasta el último momento, Froome logró mantenerse firme para llevarse un espectacular triunfo.

“Es una sensación realmente especial, ganar hoy en el Zoncolan”, dijo. “Simplemente una sensación increíble, en una subida tan monumental aquí en el Giro de Italia de este año y para la carrera en general. Es una muy buena sensación, especialmente después de un comienzo muy difícil en la carrera para mí y para el equipo.”

“El equipo me ha apoyado tan bien en las últimas dos semanas, por lo que obtener la victoria hoy realmente significa mucho”.

Los compañeros de equipo de Froome habían marcado un gran ritmo hasta el ataque final del británico, que llegó en el momento justo, ya que nadie tenía una respuesta inmediata.

Sentí que era el momento en que la carrera estaba realmente al límite. Ese era el momento para ir. Obviamente había hecho el reconocimiento aquí, conocía los últimos kilómetros.”

Uno de los grandes artífices de la victoria de Chris Froome en el Zoncolan es Wout Poels quien se mantuvo al frente de Froome en gran parte de la subida.

“El equipo había hecho un gran trabajo al llevarme a ese momento. Wout (Poels) había hecho un gran esfuerzo, endureció la carrera hasta ese momento”, explicó.

“Incluso justo en la línea, Simon estaba justo detrás de mí. Escuchaba que estaba a cinco segundos, diez segundos, cinco segundos. No sabía si me iba a atrapar o no, así que fue un alivio entrar en esos últimos 100 metros y escuchar que iba a ganar la etapa”.