Chris Froome

El difícil comienzo de Chris Froome en el Giro de Italia continuó hoy cuando el ciclista del Team Sky sufrió otro revés en la etapa 4 del martes, perdiendo tiempo al quedar bloqueado en el último kilómetro con llegada Caltagirone.

El ciclista del Team Sky quedó bloqueado en el último kilómetros, dijo al portal Cyclingnews: “Quede un poco acorralado contra las barreras en el último kilómetro, en un momento bastante crítico” y terminó 30º en la etapa que finalizo en las duras rampas de Caltagirone.

El final de la etapa 4 fue una sucesión implacable de caminos estrechos, urbanos, curvas, escaladas cortas y secciones de descenso técnico, que culminó con una rampa.

Como resultado del incidente, Froome perdió 21 segundos con el ganador de la etapa Tim Wellens (Lotto Fix All) y Simon Yates (Mitchelton-Scott), así como 17 segundos con Tom Dumoulin (Team Sunweb), Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) y Rohan Dennis (BMC Racing).

Froome ahora se encuentra 20° en la general, 55 segundos menos que el líder de la carrera, Rohan Dennis, y 54 segundos detrás del campeón defensor del Giro de Italia, Tom Dumoulin (Team Sunweb).

“Fue un día difícil, los muchachos hicieron un buen trabajo al mantenerme al frente y desafortunadamente justo antes de la final me pillaron contra las barreras en el último kilómetro”, dijo Froome

“Perdí la posición en un momento bastante crítico, así que no estaba muy bien situado para entrar en esa parte final”.

En general, sin embargo, Froome dice que se siente mucho mejor después del accidente antes de la contrarreloj el primer día.

“Soy optimista sobre los próximos días, generalmente me siento bien, sintiéndome mejor y mejor después del accidente, más equilibrado después de caer duramente sobre mi lado derecho. Ahora estoy centrado en pasar la etapa de mañana antes del Etna”.

Hablando brevemente a la televisión italiana, Froome agregó que “fue una etapa muy difícil, las carreteras eran duras, un poco peligrosas, pero estoy contento de haber terminado sin incidentes”.

Al ser preguntado sobre que pensaba sobre el Etna, Froome dijo simplemente: “No conozco la subida”.

La etapa del miércoles de Agrigento a Santa Ninfa tiene solo 153 kilómetros de largo, pero tiene una segunda mitad difícil y hay una rampa del 13%, a 1.500 metros del final. Pero eso palidece en comparación con la ascensión del Monte Etna el jueves.