Chris Froome

El intento de Chris Froome de ganar su primer Giro de Italia comenzó con una clara derrota en la primera etapa por parte de su más peligroso rival Tom Dumoulin (Team Sunweb) perdiendo 37 segundos con el holandés en la corta pero difícil contrarreloj en Jerusalén.

El día de Froome no había empezado del todo bien después de que sufriera una dura caída cuando realizaba un reconocimiento de la crono horas antes del inicio de la primera jornada del Giro de Italia. El ciclista del Team Sky afortunadamente solo sufrió heridas superficiales, y aunque no parecía tener ningún problema para pedalear en la contrarreloj, Froome dijo que “cuando chocas, siempre duele”.

Sin autobuses para los equipo para ninguno de los escuadrones en Israel, Froome pasó un largo período de tiempo sentado en un extremo de las largas tiendas blancas que albergaban las operaciones del Team Sky, hablando con el director Dave Brailsford y otros miembros del personal.

Froome adoptó un enfoque pragmático de su derrota en las entrevistas después de finalizar la etapa, señalando que una victoria de Dumoulin no era tan sorprendente, y que su estrategia para ganar el Giro de Italia este año se basó en la limitación de daños en las contrarreloj y no en buscar ventajas

“Mis felicitaciones a Tom, porque fue un recorrido muy difícil, muy técnico y estoy contento de no haber perdido más tiempo. Venir y ganar eso es realmente impresionante, así que felicidades a él”, dijo Froome. Al preguntársele cómo calificó su propia actuación, Froome dijo que nunca había esperado ganar la etapa y señaló que aunque estaba detrás de Dumoulin en la clasificación general, no estaba tan atrás.

“Hay otros ciclistas de la general allí o cerca. Tom y Rohan Dennis (BMC Racing Team) fueron los que realmente ganaron tiempo hoy, pero todavía hay un largo camino por recorrer”.

Por mucho que se perdiera tiempo, las preguntas clave de la etapa 1 fueron las consecuencias del accidente: “Estaba frenando y girando al mismo tiempo”, dijo. Aunque dijo que pedaleaba a 30 km/h más o menos, Froome patinó sobre el asfalto y se detuvo al final de una línea de vallas. Los rasguños y hematomas en su rodilla derecha por el choque fueron visibles, pero Froome dijo que estaba seguro de que el daño no lo afectaría a largo plazo.

“Un choque siempre va a doler, seguro. Me alegro de que no haya sido más grave. Puedes verlo con Kosta (Kanstantsin Siutsou – Bahréin-Mérida, que se estrelló, se pasó por encima de los barrotes y se lastimó el cuello mientras entrenaba en el curso de Jerusalén -Ed.), quien está en el hospital ahora”.

De sus otros rivales, Froome destacó a Simon Yates (Mitchelton-Scott), quien perdió solo 20 segundos y finalizó séptimo, hecho que califico de “realmente impresionante, una buena prueba para él”. Pero hay otros, como Domenico Pozzovivo (Bahréin-Mérida), que ya mostró una gran forma contra Froome en el Tour des Alpes, terminando 10 segundos mejor que el británico, mientras que Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) terminó seis segundos más adelante. Otros, como Esteban Chaves (Mitchelton-Scott), Fabio Aru (UAE Team Emirates) y Miguel Ángel López (Astana), todos fueron superados por Froome.

Sin embargo, la enfática victoria de Dumoulin coloca a Froome en una clara desventaja, incluso si el holandés ahora tiene la presión de liderar el Giro de Italia.

“No sorprende Tom. Es el campeón mundial de contrarreloj y sele felicita”, repitió Froome. “El probablemente sienta presión (portar la maglia rosa) ya que estuvo en esa posición el año pasado, pero estoy seguro de que sabe cómo lidiar con eso”.