Chris Froome

El británico Chris Froome (Team Sky) sobrevivio a una avalancha de ataques de parte de sus rivales en la disputa de la tercera etapa del Tour de los Alpes 2018. Froome actualmente se encuentra en el cuarto lugar en la clasificación general, a 16 segundos del líder Thibaut Pinot (Groupama-FDJ).

Aunque llegó a más de 60 kilómetros de meta en Merano, la primera subida en el Passo della Mendola fue el sitio escogido por los favoritos para lanzar sus ataques. Team Sky intentó mantener el control del pelotón, pero un ataque de Thibaut Pinot, Domenico Pozzovivo y Mark Padun y el eventual ganador de la etapa Ben O’Connor (Dimension Data), se fueron al frente a más de 50 kilómetros de la línea de meta.

Froome salió brevemente en persecución de los cuatro, junto con Miguel Ángel López del Astana, pero se sentaron y finalmente confiaron en sus compañeros de equipo para cerrar la brecha. Kenny Elissonde fue una vez más el último hombre que acompaño a Froome en la escalada final.

“Hoy fue una etapa corta pero intensa, y fue una carrera muy táctica”, dijo Froome después de la etapa. “Astana tenía los números allí hoy, así que para mí, lógicamente, tenía sentido quedarse con ellos y trabajar con ellos en la escalada final para traer de vuelta los ataques que habían sucedido más temprano en el día.”

“Por mi parte, el equipo estuvo realmente bien. Kenny, de nuevo, estuvo fantástico hoy en el final, al igual que David de la Cruz”.

La escapada comenzó a parecer bastante peligrosa ya que trabajaron con los restos de ciclistas que hicieron parte de la fuga inicial y tuvieron una ventaja de casi un minuto cuando comenzaron la escalada final. Sin embargo, los esfuerzos del Team Sky comenzaron a rendir frutos, y cuando llegaron a la cima del Passo Palade, la brecha se redujo a la mitad.

Una vez que Elissonde se despegó, Froome tomó las riendas y se mostró muy hábil en el largo descenso final y de esta forma recortar distancias. Funcionó y Pinot, que luchaba por mantenerse al ritmo de sus compañeros, miró por encima del hombro para ver a Froome acercarse a él a falta de solo 11 kilómetros para la meta.

“En la cima de la escalada final, se trataba de volver al frente de la carrera y neutralizar a ese grupo, con Pinot y Pozzovivo, que se habían ido fugados”, dijo Froome.

“Disfruté el descenso final. No era peligroso, pero fue rápido, así que fue muy divertido. También sabía que tenía que usar ese descenso para cerrar esa brecha con el grupo de adelante, porque si llegamos al llano, creo que hubiera sido difícil hacer que la gente se comprometiera a trabajar, así que tomé la responsabilidad de descender e hice todo lo que pude para cerrar la brecha”.

Froome continuó descendiendo de forma increíble y por un breve momento logro desprenderse al frente, pero se reagrupó con el grupo de 11 ciclistas que se formó al final de la bajada.

O’Connor atacaría y ganaría la etapa, mientras que los contendientes principales a la General cruzaron la línea juntos cinco segundos atrás. Con el quinto clasificado, Fabio Aru, ahora a 50 segundos de Pinot, la batalla por la clasificación general parece estar entre los cuatro primeros con solo dos etapas por disputar.