Evaldas Siskevicius

Una curiosa y extraordinaria historia se presentó en la París-Roubaix 2018 que muestran que con perseverancia y algo de suerte se pueden cumplir las metas y objetivos.

El nombre de Evaldas Siskevicius aparece entre otros 61 en la lista de ciclistas que no finalizaron la edición 2018 de Paris-Roubaix, pero los resultados oficiales no se acercan a contar la historia completa de la carrera de Siskevicius y su épica batalla para llegar al velódromo Roubaix.

El objetivo del ciclista Lituano al comienzo del día fue simplemente terminar la carrera, pero las cosas no parecían prometedoras cuando se dio cuenta que el conductor del carro escoba estaba a sus espaldas a falta de 40 km para la línea de meta.

Durante los siguientes 23 kilómetros Siskevicius corría delante del carro escoba, antes de que sus planes de completar su objetivo se vieran obstaculizados por un pinchazo en el sector de cinco estrellas del Carrefour de l ‘Arbre.

Esto debería haber sido el final para Siskevicius, pero tuvo un golpe de suerte al darse cuenta que el remolque que venía detrás de él traía un auto de su equipo Delko Marseille Provence KTM en la plataforma.

Evaldas Siskevicius
Evaldas Siskevicius

“A 18 km de la meta, tuve miedo cuando pinché en Carrefour de l’Arbre”, dijo Siskevicius a Sporza. “Pero tuve suerte. De manera divertida, estaba el automóvil de mi equipo en la grúa, justo detrás del coche escoba, así pude conseguir una rueda desde la parte trasera del auto del equipo”.

Después de obtener su rueda de repuesto, Siskevicius se quedó completamente solo, ya que al conductor del vagón de escoba se le dijo que dejara al último hombre en la carretera y que condujera directamente hasta el final en el velódromo de Roubaix.

Pero afortunadamente los ciclistas en el carro escoba no fueron los últimos en llegar a Roubaix, ya las 18:15 horas, una hora después de que Peter Sagan cruzara la línea de meta y se llevara la victoria, Siskevicius llegó al velódromo para encontrar un último obstáculo en su camino.

“Nunca me rendí ni en la bicicleta ni en otras cosas de la vida, y no quería rendirme por respeto a la carrera, Paris-Roubaix es un monumento que debes honrar”, continuó Siskevicius.

“Pero cuando llegué al velódromo, los organizadores ya habían cerrado las puertas. Pero, afortunadamente, el mariscal fue comprensivo y me dejó entrar. De esa manera, todavía podría andar en mi vuelta y media en la pista”.

Evaldas Siskevicius
Evaldas Siskevicius

De esta forma Siskevicius pudo terminar el recorrido completo de la Paris-Roubaix tal como se lo había propuesto ese día en la mañana. Siskevicius se convierte en el héroe silencioso de la Paris-Roubaix demostrando que lo que uno se propone se puede volver realidad!