Compartir
Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida)

El ciclista italiano Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida) dice que no pondrá en peligro su temporada disputando el Tour de Flandes el domingo.

La atención recae en gran medida sobre la estrella italiana de Grandes Vueltas después de su ataque solitario de Poggio y la victoria en la Milán-San Remo hace dos semanas. Es su primera carrera desde entonces, y la primera vez que correrá en las calles adoquinadas del Tour de Flandes.

“Hice solicitudes en el pasado para competir en Flandes, pero no fue así”, explicó Nibali. “Voy a correr aquí con mucho cuidado. A menudo hay accidentes aquí que podrían dejarte fuera por el resto de la temporada. Por supuesto, no lo arriesgaré todo aquí”.

La temporada de Nibali se enfoca principalmente en Lieja-Bastogne-Lieja, el Tour de Francia y los Mundiales de Ciclismo. La carrera del Tour de Flandes se planeó inicialmente para preparar la etapa de adoquines que se disputara en el Tour de Francia la cual contara con tramos adoquinados transitados tradicionalmente en Paris-Roubaix.

Celebrar una victoria en la Vía Roma ni siquiera fue una consideración cuando planeo su calendario de carreras esta temporada, ya que se alineo en Milán-San Remo después de sufrir una enfermedad que le impidió participar en la Vuelta a San Juan en enero.

Ahora, sin embargo, con esa victoria en Milán-San Remo, algunos expertos dicen que Nibali debería estar entre los favoritos de la carrera, incluso si es su debut en Flandes.

“No creo ser un favorito. Los favoritos son Philippe Gilbert, Sep Vanmarcke y Peter Sagan, estos son los hombres de Flandes”, agregó Nibali. “Lo importante será llegar a estas escaladas con compañeros que puedan guiarme, y luego intentar hacer una buena carrera. Será difícil hacerlo bien en mi primer año en la carrera, pero a primera vista, es una carrera que me gusta”.

Nibali llegó el miércoles a territorio belga. Antes de una conferencia de prensa del equipo en Kortrijk, en el hotel donde solía dormir Fabian Cancellara, hizo un recorrido de reconocimiento de 80 kilómetros de la ruta del Tour de Flandes.

“Es un pavé rugoso y lo sentirás en tus piernas porque estás quemando tanta energía en carrera. Sin embargo, si soy sincero, los adoquines en París-Roubaix son mucho más escarpados y más difíciles de manejar.”

“Aquí el pavé es bastante bueno. En algunos puntos, está un poco roto, especialmente en la parte superior del Kwaremont. Va a ser difícil. La diferencia se puede hacer allí, solo estando al frente”.

En Milán-San Remo, nadie consideró un ataque en solitario de Nibali y que pudiera llegar hasta la meta para reclamar la victoria. Ese hecho hace pensar a muchos que Nibali nuevamente intentara hacer un ataque que le pueda dar la victoria en Flandes.

“No sé dónde podría atacar en Flandes. Va a ser una experiencia nueva, así que necesito ver cómo funciona. Seguro, en la parte final de Kwaremont, si tengo las piernas y la forma para intentar moverme, entonces… Solo tenemos que ver si tengo una oportunidad, ahora mismo no se sabe”, continuó Nibali.

“Para ser sincero, después de Milán-San Remo, mi moral es alta y sé que vas bien porque después de 300 kilómetros, terminé la carrera y estaba realmente bien. En Flandes, vine aquí con respeto por la carrera y por mis rivales. Ellos son verdaderos ciclistas. Este año hay otros objetivos, pero trataré de hacer lo mejor que pueda aquí. ¿Puedo ganar? Seré sincero, no sé, pero intentaré hacer una buena carrera”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here