Peter Sagan (Bora-Hansgrohe)
Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) ©Tirreno-Adriatico

Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) no está teniendo la mejor de sus actuaciones en la Tirreno-Adriático 2018 al conseguir tres segundos puestos en la lo que va de carrera, pero el actual campeón del mundo es optimista y dice que no le molesta su falta de victorias, que el ciclismo es más sobre el espectáculo que la victoria.

El campeón mundial evitó caer por poco cuando Fernando Gaviria (Quick-Step Floors) se accidentara a 8 kilómetros de la meta. Sin embargo, tuvo que cambiar las ruedas y perseguirlo, lo que incluyó un salto de conejito de forma magistral, antes de tener la oportunidad de disputar el sprint final. Después de todo esto, Sagan no fue capaz de superar a Marcel Kittel (Katusha-Alpecin) en la línea de meta y nuevamente ocupo la segunda plaza en la etapa.

“Los fanáticos aprecian eso [esfuerzo y habilidad], luego estoy muy feliz de hacer eso por los fanáticos, es lindo”, dijo Sagan. “No me importan las victorias, se trata más de dar espectáculo”.

La rueda trasera de Sagan sufrió un desperfecto después de que evitó por poco caer en la montonera provocada por Gaviria. Primero trató de cambiar la bicicleta con Maciej Bodnar antes de que llegara el auto del equipo. El grupo disminuyó la velocidad, por lo que podría tener la oportunidad de reunirse antes del sprint en Fano.

Esta persecución lo vio pasar de un grupo a otro, pero también saltó un bordillo que cruzaba una rotonda hacia la ciudad.

Sin Gaviria, que se fracturó un hueso en la mano, Maximiliano Richeze fue la carta para hacer el sprint final para Quick-Step Floors. Sagan y Kittel llegaron, pero el eslovaco carecía de poder debido a su gran esfuerzo para reagruparse con el grupo delantero.

“Hice una contrarreloj de cuatro kilómetros y estaba luchando en el grupo para llegar a reagruparme, solo alcance el segundo lugar”, continuó. “Es bueno, estoy contento con el rendimiento, lo que hice, pero bueno, es el segundo. Estoy feliz de no haber fallado, estoy saludable y eso es lo más importante”.

El equipo quedó asombrado y sintieron un gran alivio de que Sagan no chocara antes de su primer objetivo de la temporada, la Milán-San Remo, el sábado.

“Hay cosas que ustedes ven y hay muchas cosas que no, y algunas son increíbles”, dijo el director técnico y entrenador deportivo de Sagan, Patxi Vila.