Geraint Thomas (Team Sky)

Geraint Thomas (Team Sky) nuevamente paso un susto en la sexta etapa de la Tirreno-Adriático 2018 después de sufrir un pinchazo a 10 kilómetros del final. El ciclista del Team Sky realizo un gran esfuerzo para reagruparse con el lote principal antes del final de la etapa ganada por Marcel Kittel (Katusha-Alpecin).

Geraint Thomas terminó junto al grupo de favoritos y mantiene sus aspiraciones intactas de  conseguir un escalón del pódium de la carrera a falta de la última etapa, una prueba contrarreloj de 10.5 kilómetros.

“No existe un día tranquilo para mí”, dijo Thomas frente al autobús de Team Sky.

Thomas consiguió ser el líder de la carrera en el primer final en alto, pero debido a un desperfecto mecánico en la etapa reina lo hizo perder tiempo y la camiseta azul del líder de la clasificación General. La etapa 6 estaba destinada a terminar en un sprint, pero primero un pinchazo y luego una gran montonera provocada por Fernando Gaviria (Quick-Step Floors) amenazó con descarrilar el día de Thomas.

“El pinchazo en la rueda delantera no era lo ideal, pero con 10 kilómetros por recorrer, todavía tenía compañeros conmigo. Cuando vi el choque pensé ‘mierda, esto podría ser peligroso ahora’, pero logramos regresar. Todo estaba bien al final, Kwiatkowski también tuvo algunos compañeros con él todo el día. Froome, Moscon y Castroviejo estaban todos conmigo. Fue perfecto en realidad, y estuvo bien porque si hubiéramos estado cerca del grupo entonces podríamos haber estado en el choque. Estábamos a unos 50 metros detrás cuando vimos el choque, por lo que sabíamos que se dividiría nuevamente. Fue entonces cuando fue un poco más estresante”.

Thomas entró en Tirreno-Adriático buscando ganar su primera carrera por etapa de la temporada. Él tenía el control en el Volta ao Algarve el mes pasado antes de que su compañero de equipo y actual líder de Tirreno-Adriático, Michal Kwiatkowski se adjudicara la victoria en la etapa final. En tercer lugar, y posiblemente en segundo lugar si Damiano Caruso tiene una mala actuación, es lo mejor que le podría suceder a Thomas este martes.

“Estoy seis segundos atrás de Landa, así que espero descontarlos mañana. Hubiera sido feliz con la tercera colocación en la carrera, pero viendo cómo he corrido y cómo ha ido la carrera, es un poco decepcionante. La gente ha dicho que ‘El trabajo duro valdrá la pena con el tiempo’, pero eso no compensa la pérdida de Tirreno. Es una carrera masiva para ganar y hubiera sido increíble seguir en la cacería”.

Después de Tirreno-Adriático, el galés se dirige a su hogar en Mónaco. Desde allí viajará a Tenerife para un entrenamiento de altitud. Correrá en dos monumentos antes de competir en el Tour de Romandía a finales del mes de abril.

“El próximo bloque será bueno para mí. Todavía siento que necesito ese bloque adicional. Luego, con Roubaix, Lieja y Romandía, es un buen conjunto de carreras donde esperamos hacerlo bien”.