Fernando Gaviria

Después de irrumpir en la escena con dos victorias sobre Mark Cavendish en el Tour de San Luis 2015, Fernando Gaviria ha tenido un comienzo abrasador como profesional, ganando siete carreras en su campaña debut antes de duplicar esa cifra en 2017, incluyendo cuatro en el Giro de Italia, Debut en una Gran Vuelta.

“Un asesino en serie”, así es como el gerente del equipo Quick-Step Floors Patrick Lefevere se refiere al joven colombiano. “Está tan hambriento, rara vez he visto a un niño tan hambriento que quiera ganarlo todo. Si hablas con él, él ganará todo”.

Se dirige a la temporada 2018, a la edad de 23 años, como una de las figuras más importantes de Quick-Step. Su estatus se ilustra mejor por el hecho de que Marcel Kittel, el velocista dominante del Tour de Francia del año pasado con cinco victorias de etapa, tuvo que abandonar el equipo durante el invierno porque no se le podía garantizar el apoyo en el Tour de este año.

Fernando Gaviria (Quick-Step Floors)
Fernando Gaviria (Quick-Step Floors)

Gaviria es cauto para hablar de él mismo en una entrevista, pero dio una pista de su ambición cuando se sentó con los periodistas en la presentación del equipo Quick-Step en Calpe la semana pasada.

“Es complicado”, dijo cuándo se le preguntó si se veía a sí mismo como el sucesor del recientemente retirado Tom Boonen. “Todavía hay un par de años para esperar y ver si hay esperanzas.”

“Obviamente, todos los ciclistas quieren ser como Tom Boonen, quieren ser como Philippe Gilbert. Todos los ciclistas quieren ser como los grandes ciclistas que admiramos. Es complicado: en este momento, compararme a Gilbert parece algo imposible, lo mismo con Boonen. Es complicado pero, trabajando todos los días, trataré de vivir a la altura de ellos, y por qué no intentar y ganar muchas más cosas que Boonen y Gilbert”.

El siguiente paso en la rápida progresión de Gaviria será un debut en el Tour de Francia en julio. La enfática exhibición en el Giro del año pasado convenció a la gerencia de Quick-Step de que no había tiempo que perder derrochándolo en el escenario más grande del ciclismo.

Fernando Gaviria (Quick-Step Floors)
Fernando Gaviria (Quick-Step Floors)

“Cuando era más joven solía ver las etapas de Cavendish y los otros grandes ciclistas con los que ahora comparto en la ruta, y soñaba con correr con ellos y competir en el Tour de Francia”, dijo Gaviria.

“Muchos sueños no se hacen realidad, pero siempre es un sueño. Creo que todo el mundo tiene un sueño que es prácticamente imposible, y el Tour de Francia fue uno de esos sueños: un velocista colombiano que iba al Tour parecía difícil. No es como si los sueños se hicieran realidad de la noche a la mañana, por lo que es difícil llegar hasta allí, tienes que esperar, trabajar y trabajar durante muchos años para asimilar que existe la posibilidad”.

El sueño se ha convertido en una realidad, y no solo tiene la oportunidad de llegar allí, sino que también tiene la posibilidad de ganar etapas y, dado que el Tour comienza con una etapa plana en la región de Vendée, la legendaria camiseta amarilla es una posibilidad. Se convertiría en el segundo colombiano en portar el maillot jaune después de Víctor Hugo Peña en 2003.

“Todo el mundo en Colombia quiere tener esa camiseta. Nairo [Quintana] lo ha intentado, Rigo [Urán] lo ha intentado, pero solo una persona en la historia lo ha tenido. Y podemos intentarlo”, dijo.” La primera etapa es bastante plana, pero cerca de la costa, por lo que podría haber viento, podría haber movimiento.”

“Tendré que esperar para julio, esperar a ver cómo está mi condición, cómo es la de mis rivales. Faltan seis meses y hay muchas carreras importantes antes del Tour”.

Fernando Gaviria y Mark Cavendish
Fernando Gaviria y Mark Cavendish

Además de ser un velocista, Gaviria también ha demostrado un potencial considerable como ciclista de clásicas, lo que hace que Boonen argumente que “tiene la posibilidad de convertirse en uno de los grandes corredores de las clásicas”.

Esta primavera, Gaviria está listo para debutar en el Tour de Flandes y París-Roubaix, pero Milán-San Remo es la carrera que está entre ceja y ceja. El monumento italiano es el más indicado para velocistas. Eso quedó claro desde hace dos años cuando llegó a la recta final con el grupo líder, solo para estrellarse en un momento de pérdida de concentración.

“Todavía recuerdo ese choque. Pero fue para tomar experiencia, todo parte de una evolución. Está en el pasado, las cosas siempre se vuelven más claras en el pasado, pero no se puede cambiar, así que estoy pensando en cambiarlo en la próxima edición de este año.”

“Creo que puedo ganarlo. He estado allí los dos años que lo he hecho, así que creo que algún día puedo, y seguiré intentándolo hasta que lo haga”.

En cuanto a Flandes y Roubaix, Boonen y otros han generado entusiasmo sobre las perspectivas de Gaviria en las clásicas de adoquines del norte, pero estaba deseoso de restarle importancia. Corrió Dwars Door Vlaanderen y terminó noveno en Gent-Wevelgem este año, pero todavía es relativamente inexperto en los adoquines.

“Son clásicas que nunca he hecho, pero clásicas que me inspiran. Muchas veces creo que el corazón vale más que las piernas en estas carreras”, dijo. “Estoy disponible para el equipo durante todo el año. Si necesitan un gregario, iré como un gregario, y si necesitan un corredor para intentar ganar, intentaré hacerlo de alguna manera”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here