Richie Porte

Richie Porte ha ofrecido una completa entrevista al diario español MARCA donde habla sobre sus expectativas para el próximo año si la suerte lo acompaña.

El ciclista australiano viene de recuperarse de una seria lesión después de una estrepitosa caída en el Tour de Francia en la etapa 9 que lo dejo fuera de acción por varios meses.

La posible suspensión de Chris Froome por su caso con el Salbutamol pone a Richie Porte más cerca de conseguir su primera victoria en la General del Tour de Francia, aunque el australiano no descarta a rivales como Nibali, Quintana o Dumoulin.

Sobre su calendario para la próxima temporada afirma que será muy similar al realizado este año: “En principio haré el mismo que este año con el Tour de Francia como gran objetivo. Estoy esperando un bebé junto a mi mujer para mayo, que podría hacer cambiar alguna fecha, pero en principio comenzaré en Australia, luego París-Niza, Romandía, Dauphiné y Tour.”

En las dos últimas ediciones del Tour de Francia que ha disputado como líder de equipo, Porte no ha contado con suerte. En 2016 un pinchazo lo hizo perder mucho tiempo y en la edición de este año una dramática caída lo hizo retirar. Cuando le preguntan sobre si es mala suerte, esto contesta:

“No quiero pensar que me persigue la mala suerte. Estaba fuerte, pero confío en que al final tenga una alegría. Nada mejor para olvidar ese pinchazo y la caída que con un triunfo en el Tour. Aunque me conformo con el podio.”

Después de su caída Richie Porte no ha disputado carrera de etapas, solo un Critérium en oriente fue su última carrera de esta temporada. Lo que no te mata te hace más fuerte, eso es lo que parece estar pasando con Porte:

“He pasado mucho tiempo fuera de competición, pero pienso que ahora estoy mejor que el año pasado por estas fechas. Soy consciente de que he tenido una caída grave, pero ya estoy recuperado.”

Porte es enfático, a él no le asusta ninguno de sus rivales, pero el australiano si tiene respeto por sus contrincantes:

“Asustar, ninguno. Respeto sí que dan mucho. Dumoulin, Quintana, Nibali… Todos son fuertes, pero yo no me fijo en ellos o en sus calendarios, sino en prepararme bien para ofrecer mi mejor versión. Dependo de mí.”