Compartir
Alejandro Valverde (Movistar Team)

Han pasado más de cuatro meses desde que Alejandro Valverde fue visto por última vez en una carrera, cuando el ciclista de Movistar chocó a gran velocidad contra una barrera en la prueba contrarreloj del Tour de Francia, rompiendo una de sus rodillas y fracturándose el astrágalo en su tobillo.

Hubo temores generalizados esa noche de que la carrera de Valverde estaba terminada, pero en su primera conferencia de prensa importante desde el accidente, el ciclista de 37 años dijo que está ansioso por ir nuevamente y volverá a apuntar a las Clásicas de las Ardenas en la primera parte de la temporada. El único legado permanente de ese accidente serán los cuatro tornillos en su pierna utilizados para fijar sus lesiones, dado que no planea retirarlos. Pero sus objetivos en la primera parte de la temporada 2018 ya están establecidos, y no son menos ambiciosos que antes.

“Es muy difícil, pero me gustaría ganar una quinta Lieja-Bastogne-Lieja la próxima temporada, más que ganar el Amstel Gold por primera vez”, dijo Valverde a los periodistas en la reunión del equipo Movistar cerca de Pamplona. “Una quinta Lieja alcanzaría el mismo número de victorias que Eddy. [Merckx.]”

Actualmente Valverde es el poseedor del récord histórico en la Flecha Wallonne, con cinco – “y si puedo conseguir una sexta, incluso mejor”, añadió con una sonrisa, en cuanto a la Lieja está a una victoria para igualar el récord de todos los tiempos de Merckx. A una edad en la que muchos ciclistas han optado por la jubilación desde hace tiempo, la decisión de Valverde de recuperarse de lesiones graves y de seguir compitiendo lo coloca en una clase aparte.

“Todos sabemos lo que me ha sucedido y no me siento cansado, ni en mi cabeza ni en mi cuerpo. No me siento como si tuviera 37 años, me siento diez años más joven”, insistió Valverde.

“He hecho unos 6.000 kilómetros en entrenamiento. Mi idea fue, una vez que comencé a entrenar, alcanzar la mejor forma posible y eso es lo que hice. Siento como si comenzara a correr, estaría cerca de luchar por una victoria.”

“Pero ahora voy a descansar, tomar un descanso como si hubiera corrido, así que me tomaré siete u ocho días libres para volver de cero y comenzar la nueva temporada”.

Valverde estaba tan ansioso por volver a entrenar después de la lesión que comenzó cuando todavía no podía usar un zapato de carreras. “Cuando tenía un descanso, dejaba la ‘bota’ [quirúrgica] que estaba usando atada a la bicicleta”, dijo. “Y así continuó, poco a poco. Se trataba de una cuestión de poco a poco, con la rodilla y el tobillo mejorando lentamente.”

“Pero ahora puedo entrenar, correr, tengo la misma potencia de salida que antes, así que va muy bien. Mi pierna lesionada es más débil que la otra, pero con el invierno por delante, voy a entrenar en el gimnasio para estar al 100 por ciento”.

Valverde no está, dijo, temeroso de que pueda haber efectos a largo plazo. “Si me hubieras preguntado hace seis semanas, habría dicho que no estaba seguro de si podría ser el mismo. Pero ahora estoy haciendo 700 kilómetros por semana, esforzándome mucho y al día siguiente me siento bien. Es una señal de que estoy haciéndolo bien”.

Los peores momentos llegaron inmediatamente después del accidente en Dusseldorf. “Miré hacia abajo a la rodilla y pensé ‘puedo olvidarme de volver a montar en bicicleta’. Esos 15 minutos en el suelo, esperando la ambulancia fueron los peores. Una vez que estuve en el hospital, y comenzaron a explicar cómo podría recuperarme, me sentí esperanzado de nuevo. Y mi objetivo ahora es simple: ganar nuevamente”, dijo Valverde.

“No sé si mi primer triunfo será en enero, febrero, marzo o abril. No quiero sonar jactancioso, pero no creo que vaya a tardar en llegar”.

La idea de Valverde, dijo, es tener un programa de carrera habitual, comenzando con unos días en Mallorca, yendo a la Vuelta a Andalucía, donde también tiene el récord de victorias, un día de carreras en el Tour de Murcia y luego la Volta a Catalunya, la Vuelta al País Vasco y las Clásicas de las Ardenas.

A partir de ese momento, aún no ha decidido si formará parte de un ataque en tres frentes de Movistar en el Tour con Nairo Quintana y Mikel Landa, o si volverá al Giro de Italia, donde finalizó tercero en 2016. “Podría hacer Giro-Tour, Tour-Vuelta o Giro-Vuelta. Desde mi punto de vista, no me importa. Aunque me gusta la ruta del Tour, tengo que decir”.

La segunda parte de la temporada, en cualquier caso, probablemente se centrará en los Campeonatos del Mundo, que tiene un curso muy montañoso. Es una carrera donde Valverde tiene otro récord: seis podios, pero aún no hay victoria. Pero para Valverde, su primer triunfo de 2018 -regresar a las carreras- está a solo unas semanas de distancia.