Compartir
Michele Scarponi (Astana)

El conductor que golpeó y mató al ciclista profesional Michele Scarponi (Astana) en abril se distrajo al ver un video en su móvil, según los nuevos informes previos al juicio en Italia

El ciclista italiano del Astana, que había salido para un paseo de entrenamiento previo al Giro de Italia a las 8 de la mañana, murió instantáneamente a pocos kilómetros de su casa en Filottrano, en el centro de Italia.

El juicio del conductor -un carpintero de 57 años de edad- comenzará pronto en Ancona, capital de la provincia de Marche. Según un informe de Tutto Bici, el conductor admitió a los investigadores que estaba viendo un video en su teléfono inteligente.

El día del incidente, 22 de abril, el conductor dijo a la policía que el sol de la madrugada lo había cegado y que nunca vio el ganador del Giro 2011.

El caso de homicidio por negligencia vehicular podría intensificarse si los informes de que el conductor estaba viendo su teléfono en lugar de la carretera resultan ser verdad.

Scarponi, de 37 años, dejó sola a su esposa Anna y a los gemelos de cuatro años, Giacomo y Tommaso. Había sido seleccionado para dirigir al equipo Astana en el Giro después de que Fabio Aru fuera descartado debido a una lesión en la rodilla.

Apenas una semana antes de la colisión fatal, Scarponi obtuvo su primera victoria en cuatro años en la etapa de Innsbruck del Tour de los Alpes.

El equipo Astana corrió el Giro sin un reemplazo. En lugar de nueve corredores, comenzaron la edición 2017 con ocho. El organizador del Giro dedicó la escalada de Mortirolo a Scarponi.