Chris Froome

Chris Froome (Gran Bretaña) ha dicho que Tom Dumoulin (Holanda) es el gran favorito para la prueba contrarreloj individual en los Campeonatos del Mundo en Bergen, Noruega.

Esta prueba de 31 kilómetros será la primera en donde por primera vez se verán enfrentados individualmente estos ciclistas durante toda la temporada, y la primera vez que se enfrentan entre sí desde los Juegos Olímpicos de Río en 2016.

“No hizo la Vuelta a España ni el Tour de Francia y creo que se ha centrado en estar listo para esto. Me imagino que va a ser el gran favorito”, dijo Froome el domingo después de la contrarreloj por equipos.

El evento de inauguración del Campeonato del Mundo de domingo vio a Dumoulin y su equipo Sunweb conseguir un sensacional e inesperado triunfo contra equipos como BMC Racing y Team Sky. Froome y sus compañeros se vieron obligados a conformarse con la medalla de bronce, pero el exigente recorrido individual será una batalla completamente diferente.

Los primeros kilómetros se corre sobre terreno ondulado -donde ambos hombres pueden sobresalir- mientras que los últimos kilómetros son todos cuesta arriba y podría ver un número de favoritos cambiar de una bici contrarreloj a sus bicicletas de carretera.

Aunque Froome y Dumoulin no son los únicos contendientes a la medalla, son ciertamente los dos favoritos de la pre-carrera. Dumoulin ganó el Giro de Italia en mayo y se ha enfocado hacia estos campeonatos, mientras que Froome gano el Tour y la Vuelta este verano. Este será el último gran objetivo para ambos antes de cerrar sus temporadas y, como los dos ciclistas se esperan que se enfrenten en el Tour el próximo año, el recorrido de Bergen ofrece una visión de lo que puede pasar en 2018.

“Las piernas se sentían bastante bien después de un verano bastante ocupado con el Tour y la Vuelta. El miércoles no tengo expectativas y voy a subir a la bici y dar todo lo que tengo”, añadió Froome.

“No ves muchas pruebas de tiempo así y estoy deseando darle una oportunidad y ver lo que hay en las piernas”.

La forma de Froome este verano ha sido sorprendente por decir lo menos. En los primeros meses de 2017 no fue contundente, pero consiguió su cuarto título en el Tour de Francia en julio, antes de ganar en España.

“Físicamente todavía me siento muy bien. Comencé la temporada más tarde y eso me ayudó mucho. Mentalmente, ese es otro tema. Creo que estoy bastante cansado mentalmente y estoy deseando pasar algún tiempo en casa con la familia”, dijo.

“El miércoles es el último gran esfuerzo. No hay expectativa en mis hombros. Sólo quiero llegar a la línea de salida y darle todo. Sé que hay mejores especialistas de contrarreloj por ahí y chicos que se han centrado específicamente en estar listo para esto. Tengo un poco de oportunidad externa, pero me siento bien y me gustaría darle duro y ver lo que queda en las piernas.”