Compartir
Team Sky

El equipo británico Team Sky ha confirmado su alineación para afrontar la prueba contrarreloj por equipo de los mundiales de ciclismo en Bergen.

Chris Froome selló el doblete Tour de Francia-Vuelta a España el fin de semana, ambos en gran parte a su excelente contrarreloj, será el líder del conjunto británico.

El ex campeón mundial de contrarreloj, Vasil Kiryienka, hace parte de la plantilla de seis hombres, junto al campeón polaco Michal Kwiatkowski, y Geraint Thomas, que ganó la prueba de apertura en el Tour de Francia de este año.

Completan el equipo dos ciclistas jóvenes como Owain Doull, y Gianni Moscon, que se convirtió en campeón nacional italiano este año antes de hacer un trabajo notable para Froome en la Vuelta a España, su primera Gran Vuelta.

“Es una alineación muy fuerte, fresca y con la victoria de la Vuelta los chicos van a estar muy motivados. Además, si nos fijamos en los chicos que disputaron el Tour de Gran Bretaña la semana pasada, también están corriendo con fuerza. Nunca se puede llegar y ganar, sin embargo todo tiene que ir bien y todo tiene que estar en sintonía”, dijo el director deportivo Brett Lancaster.

El Quick-Step Floors y el BMC han compartido los honores desde que la prueba contrarreloj por equipo en los mundiales fue integrada en 2012, y el Team Sky ha tenido como mejor resultado un tercer puesto en 2013. Este año, sin embargo, parece que el Team Sky tiene opciones a un mejor puesto.

“El año pasado fuimos con la esperanza de dar la sorpresa, pero este año definitivamente estamos apuntando a la victoria”, dijo Lancaster.

“Pero definitivamente no va a ser fácil. Muchos equipos dejaron a un lado a muchos tipos que se han estado preparando sólo para esta carrera, y tienen el tiempo y los números para hacerlo. Nuestros recursos son un poco diferentes con la forma en que competimos como un equipo. Hay siempre una dura competencia y va a estar cerca, como muchos equipos han afirmado en estos días.”

Lancaster también argumentó que la naturaleza del recorrido podría favorecer al Team Sky. 42,5 kilómetros, con carreteras constantemente onduladas, una subida inicial muy corta pero empinada, seguida por una subida de 3km en un gradiente del 6% en la segunda mitad hacen parte de las dificultades de este recorrido. Los descensos técnicos, los caminos expuestos e incluso los tramos de adoquines hacen de esta prueba una prueba exigente y fuera de lo común en una contrarreloj por equipos.

“El recorrido es muy ondulado y hay una subida que termina a unos 10 o 12 kilómetros de la línea de meta. Es bastante empinado y creo que con el equipo que estamos formando y las habilidades de Froome, Moscon -todos los chicos para ser honesto- nos conviene”, dijo Lancaster.

“Parece que va a estar seco el domingo, lo cual es una ventaja, ya que llueve mucho en Bergen. Hemos visto un video del recorrido, pero estoy pensado en llegar temprano para comprobarlo y ver de qué se trata”.