Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida)

Por primera vez desde su victoria en Andorra, Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida) ha metido tiempo a Chris Froome (Team Sky) después de que el líder de la Vuelta a España cayera dos veces y Alberto Contador (Trek-Segafredo) se fuera al ataque.

Nibali dijo que no habría podido predecir este drama antes de salir, ya que Froome se accidento en dos ocasiones. Froome fue forzado entonces a perseguir duramente en un intento por recuperar el contacto con el grupo de favoritos a la General, que a su vez perseguía a Contador.

Al final, Nibali ganó 20 segundos sobre Froome pero perdió 22 con Alberto Contador, lo que significa que en la batalla de la general, la brecha entre él y el británico ha caído a sólo 59 segundos. Como resultado, los dos finales en alto andaluces de este fin de semana serán aún más cruciales en la lucha de Nibali por ganar una segunda Vuelta a España, siete años después de su victoria en 2010.

“Pensé que tal vez algo ocurriría hoy (jueves) pero no esto”, dijo Nibali a los periodistas. “Cuando Alberto Contador se fue, estábamos corriendo para perseguirlo. Cuando Froome se estrelló, ya estábamos haciendo todo para retomar a Contador, así que no se pudo espera”.

Nibali reconoció que, aunque Contador está a dos minutos de distancia de él, constituye una amenaza para él. Sin embargo, era notable que cuando Froome se accidento por primera vez no había ninguna colaboración del Bahréin-Mérida para capturar al español y el Sky venía en una persecución atrás. Unos kilómetros más adelante, sin embargo, eso había cambiado.

“Alberto es siempre peligroso, y este es el estilo de Alberto de competir”, reflexionó Nibali. “Hoy ha demostrado que va muy bien”. En el momento que Froome se estrelló, dijo, “no había nada que hacer, teníamos que seguir persiguiendo a Contador.”

Fue una situación muy diferente al Tour de Francia de 2015, donde Nibali se vio obligado a defender su ataque al Col de la Croix de Fer realizado en el preciso momento cuando Froome tenía un percance mecánico. Esta vez, el grupo de favoritos no tuvo más remedio que seguir adelante.

“Si hubiéramos esperado, entonces Alberto habría ganado aún más tiempo, y eso es peligroso. Así es como va la carrera, no se puede hacer nada más”.

Nibali dijo que había visto el primer accidente de Froome, que ocurrió justo delante de él en una curva a la izquierda, y dijo que el descenso era “muy resbaladizo y muy peligroso, estaba unos metros más atrás, porque así es como lo hago, gracias a eso pude evitarlo. Podría haberme estrellado también.”