Alberto Contador (Trek-Segafredo)

Alberto Contador (Trek-Segafredo) junto a Chris Froome (Team Sky) ganó tiempo con todos sus rivales en el Xorret de Cati, pero el veterano ciclista español no parecía muy satisfecho con su actuación en la octava etapa de la Vuelta a España.

Contador se las arregló para recuperar la brecha abierta por Froome después de un certero ataque que desordeno al grupo de favoritos, pegándose a su rueda a pesar que el ritmo del británico era infernal.

A pesar del gran esfuerzo, Contador fue el único que pudo aguantar los ataques y llego junto al británico Chris Froome a la cima del puerto, de esta forma enfrentaron el corto y rápido descenso.

Sin embargo, a pesar de ser capaz de abrir brechas que van desde los 17 segundos con Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida), Esteban Chaves (Orica-Scott) y Fabio Aru (Astana Pro Team) a casi un minuto con Simon Yates (Orica-Scott), Contador dijo que no se había sentido tan fuerte como él había esperado.

“Es bueno seguir confirmando que lo de Andorra fue un espejismo, que mi estado de forma es bueno”, dijo Contador. “Pero no fue tan bueno como me hubiera gustado, así que después de atacar cambié de táctica y me quedé con un ciclista del Cannondale porque sabía que Froome haría un cambio de ritmo por detrás”.

“Hubo un momento que he preferido levantar para cuando me sentara no cogiera mucho hueco, he cogido aire nuevamente y luego necesitaba cambiar tres o cuatro marchas para volver a cerrar el hueco”.

Aunque la actuación de Contador en el Xorret de Catí fue más uniforme que consistente, demostró que puede igualar a Froome en las subidas más pronunciadas y se está convirtiendo rápidamente en el rival más fuerte para el líder de la carrera. Por lo tanto, un duelo repetido es probable para este domingo, con un ascenso final más corto y mucho más irregular, aunque con una rampa empinada del 21%.

“Es un puerto más corto, mas explosivo, no lo he visto aun, me dijeron que lo gano Dumoulin, entonces aprovechare para verlo esta noche tranquilamente.”

Contador está a más de tres minutos de Froome, pero conociendo lo que puede hacer el ciclista español seguramente Froome lo mantendrá muy vigilado. Cuando le preguntan por la posibilidad de luchar por la general o una etapa, esto contesta:

“Si hay una posibilidad de ganar una etapa, me gustaría ir a por ella, pero vamos a ir día a día”.

En el lado positivo para Contador, gracias a Xorret a ganado otros siete puestos en la general, que lo traslada hasta el puesto 17, y todo parece indicar que seguirá en ascenso con la etapa de este domingo. Derribar a Froome puede resultar un objetivo mucho más complicado, pero como vimos de nuevo el sábado, Contador no está solo para afrontar ese desafío.