Cannondale-drapac

El equipo americano WorldTour Cannondale-Drapac está en el limbo tras el retiro de un patrocinador previsto para la temporada 2018. Por ahora, no está claro si el equipo continuará la próxima temporada.

El equipo ha dicho al portal de noticias Cyclingnews que necesitan encontrar el aporte de 7 millones de dólares de un patrocinador para continuar en 2017.

Después de los informes en el periódico holandés De Telegraaf que los ciclistas y el personal del Cannondale-Drapac -incluyendo los que tienen contratos en vigencia para la próxima temporada- tienen acercamientos con otras escuadras, el equipo lanzó un comunicado este sábado por la tarde sobre el futuro de Slipstream Sports, la compañía dueña del Cannondale -Drapac.

“El sábado por la mañana, Slipstream Sports notificó a todos los ciclistas y al personal de la incertidumbre del futuro de nuestra organización. Ayer la gerencia recibió algunas noticias desalentadoras sobre la salida del nuevo socio que esperábamos se uniera a nosotros en 2018. Sin el apoyo de este socio, no podemos garantizar nuestra seguridad financiera y posteriormente nuestra licencia UCI WorldTour para el 2017”, dice la declaración.

“Seguimos con la esperanza de que esta situación pueda resolverse en los próximos días y que el equipo pueda encontrar un nuevo respaldo financiero, pero sin esta garantía sentíamos la obligación con las personas que conforman nuestro equipo de notificarles nuestra situación actual y darles tiempo para buscar sus mejores opciones.”

“Todo el personal de Slipstream Sports ha sido liberado de todas y cada una de las obligaciones contractuales para 2018. Todos los contratos de 2018 serán honrados si nuestro futuro está asegurado.”

“Todos nuestros patrocinadores y socios actuales (Cannondale, Drapac, Oath, POC) se han comprometido a apoyar a nuestro equipo en 2018. Estos patrocinadores han cumplido sus promesas, sin embargo, sin un respaldo financiero adicional, los números simplemente no cuadran.”

Hasta julio, el gerente Jonathan Vaughters estaba expresando la incertidumbre sobre el futuro del equipo mientras trabajaba para conseguir socios para el 2018. Sin embargo, el 21 de julio el equipo anunció la llegada de Oath, una compañía de medios digitales, como nuevo patrocinador y Las semanas siguientes, el equipo anunció varios nuevos contratos que se extienden hasta el 2018 y más allá. Mientras que el compromiso de Oath sigue en su lugar, un socio aún desconocido parece haber retrocedido en un acuerdo para la próxima temporada, dejando al equipo en el limbo.

El equipo también anunció recientemente que Rigoberto Urán había firmado un nuevo contrato de tres años con el equipo. A menos que el equipo pueda encontrar los fondos necesarios, el colombiano está listo para encontrar un nuevo equipo.

El ciclista colombiano ha estado en conversaciones con Astana y el Team Sky para la firma de un contrato antes de renovar con el equipo Cannondale-Drapac.