Compartir
Rigoberto Urán

Rigoberto Urán podría darse por satisfecho en la temporada después de terminar segundo en el Tour de Francia, habiendo ganado una etapa en Chambéry y dar mucha lucha al ganador Chris Froome, pero el ciclista del Cannondale-Drapac insiste en que no está en el Colorado Classic de vacaciones.

En la primera etapa cruzó la línea de meta en la posición 19 y se mostró muy animado para abordar la etapa corta y brutal de Breckenridge.

“Terminé bien el Tour, no estaba cansado, quería venir a Colorado, hacer bien mi trabajo aquí, también es mi primera vez en esta carrera y me gusta experimentar cosas diferentes, por eso estamos aquí”, agregó Urán antes de la etapa de apertura.

Urán se muestra muy fresco a pesar que viene de disputar un Tour de Francia muy exigente. El ciclista colombiano entro a la carrera francesa sin presión, con el objetivo en una victoria de etapa y tal vez un top cinco en la general. Contra todo pronóstico, Urán se mostró fuerte en cada una de las modalidades y termino el Tour con mucha regularidad:

“Antes del Tour vimos que mi condición iba mejorando cada vez más, y honestamente, soy un corredor que ha subido al podio en el Giro de Italia. Yo estaba tranquilo, sabía que me gustaba la ruta del Tour de Francia, y decidimos tomarlo un día a la vez para hacer lo mejor que pudiéramos, una etapa a la vez”.

Mirando hacia atrás, Urán se quedó fuera de muchas de las predicciones pre-carrera para los aspirantes al podio del Tour de Francia, a pesar de haber terminado segundo en el Giro de Italia dos veces. Ser ignorado por los expertos no era un insulto, por lo menos no para Rigoberto Urán:

“Es normal porque tuve dos años sin resultados en las dos última Grandes Vueltas y al llegar al Tour, es normal que la prensa no hable de ti porque no hemos estado en el foco durante dos años”, dijo.

“El equipo y yo llegamos tranquilos porque sabíamos que habíamos entrenado bien y queríamos hacer un buen Tour. Para nosotros, lo más importante fue ganar una etapa, y estar entre los primeros 5, y logramos todo eso”.

Urán es uno de los varios ciclistas colombianos que han estado emocionando a los aficionados de su país, entre ellos Nairo Quintana, el sprinter Fernando Gaviria, Esteban Chávez y Miguel Ángel López, entre otros. Cuando se le preguntó si en estos momentos era la estrella más grande de Colombia, Urán era recatado:

“No, no, creo que hay muchas estrellas, entre ellas Luis “Lucho” Herrera, está claro que Nairo ha hecho mucho más, ha ganado mucho más, ya ha alcanzado los tres podios, ha ganado un Giro de Italia y una Vuelta a España, tiene un palmarés muy grande”.

Seguramente los resultados de Urán en el Tour de Francia han aumentado dramáticamente su valor en el mercado, y hay varios equipos compitiendo por su firma con presupuestos mucho más grandes que el del Cannondale-Drapac. ¿Se quedará en el equipo americano donde parece encajar tan bien, o se arriesga a moverse a un equipo nuevo?

“Estoy hablando con equipos, pero tal vez durante esta carrera vamos a ver si puedo decidir de una manera u otra”.