Michael Matthews
Tim de Waele/TDWSport.com

Después de haber terminado entre los diez primeros en las cinco etapas previas del Tour de Francia y haber conseguido puntos en los sprints intermedios, Michael Matthews quedó “devastado” tras su decimotercer puesto en Bergerac en la etapa 10.

El ciclista australiano del Team Sunweb concedió puntos vitales en la persecución de la camiseta verde  a Marcel Kittel.

“Devastado, creo que es la palabra a sacar ahora”, dijo Matthews a la prensa reunida en el autobús del equipo después de la etapa. “Creo que normalmente hemos estado yendo bastante bien. Hoy fue realmente uno de los días que realmente necesitamos para clavarlo, y no lo hicimos”.

La descalificación de Peter Sagan después de la etapa 4 abrió la puerta a Matthews para conseguir la camiseta verde, pero con un Marcel Kittel y sus cuatro victorias de etapa, el ciclista de  27 años se encuentra devastado.

“Si quieres ir por esa camiseta tienes que estar allí todos los días, hasta ahora he estado bastante en consonancia con eso, pero con este resultado es un poco decepcionante”, dijo Matthews con 173 puntos en la competencia por la camiseta verde. “Creo que si quiero ir a por él, va a ser una larga batalla.”

Reconociendo a Kittel como el sprinter más fuerte del pelotón del Tour 2017, Matthews y Sunweb se han propuesto conseguir los puntos del sprint intermedios más duros y así ejecutaron el plan a la perfección en la etapa 9.

“Vamos a tener que charlar con todos esta noche y ver lo que hicimos mal y lo que podemos hacer mejor la próxima vez”, dijo Matthews. “Creo que es algo que tenemos que discutir esta noche si vamos por ello o dejar de ir por los sprint intermedios y sólo centrarnos en las etapas”.