Compartir
Jakob Fuglsang (Astana)

Jakob Fuglsang (Astana) nunca había ganado una carrera WorldTour antes de esta semana, pero termina el Critérium du Dauphiné con tres victorias, dos etapas y la general.

Con vía de libre en Astana por la salida de Vincenzo Nibali, la afirmación del danés a principios de año de que quería mejorar su mejor resultado del Tour de Francia, séptimo en 2013, ahora parece muy razonable.

Fuglsang, que arrebató el Dauphiné a Richie Porte en un dramático último día en los Alpes, ha pasado la mayor parte de su carrera como gregario, pasando sus primeras temporadas junto a los hermanos Schleck. Él se trasladó al Astana en 2013 y, aunque la puerta estaba abierta para conseguir un buen resultado en el Tour de Francia, pronto encajó en un papel de apoyo para Vincenzo Nibali.

“Traté de ser líder antes de 2013, sin tener un gran equipo detrás de mí, y de ahí en adelante he estado trabajando para Vincenzo durante muchos años y sin tener yo algún gran éxito, y a veces incluso teniendo a Vincenzo como un rival dentro el equipo”, dijo Fuglsang en la conferencia de prensa.

“Tener esta oportunidad ahora es perfecta, y es una gran motivación para mí. También mi medalla de plata en los Juegos Olímpicos el año pasado me dio una gran motivación. Me demostré que una vez que tenga la oportunidad puedo conseguir buenos resultados.”

La puerta del liderazgo fue el factor más importante para allanar el camino para este éxito:

“Después de eso pienso que son los pequeños detalles los que han marcado la diferencia, los pequeños detalles que no habían sido en mi favor en el pasado”, dijo. “El hecho de que recién llegué a ser padre también me ha dado, de alguna manera, mayor fuerza”.

Una cosa que descartó fueron sustancias prohibidas. Un periodista francés en la conferencia de prensa post-etapa de Fuglsang sentía que tiene una forma fuera de lo común:

“No tienes que tener dudas sobre mi rendimiento, creo que el ciclismo ha cambiado a lo largo de los años y esa es también una de las razones por las que puedo tener este resultado hoy”, respondió Fuglsang con calma. “Tenemos un buen ciclismo, ha sido una lucha larga y dura y nunca debemos dejar de luchar”.

Fuglsang nunca dejó de pelear mientras subía a Plateau de Solaison en la última etapa del domingo, y fue sorprendente que se alejara del triple campeón del Tour de Francia, Chris Froome, de manera tan convincente. Froome se cayó e incluso perdió terreno ante Louis Meintjes y Emanuel Buchmann.

El Dauphiné es, por supuesto, el test más fiable para evaluar y predecir lo que podría suceder en el Tour de Francia, y Fuglsang vio signos alentadores:

“Este año Froome no está en su nivel como antes, esa es mi impresión”, dijo. “Parece que todavía está luchando, no es el Froomey que estamos acostumbrados a ver, ganar cada carrera que comienza. Contador también no parece estar en su tope.”

“Pero aún quedan 20 días y muchas cosas pueden pasar. Tal vez estoy demasiado lejos ahora, tal vez también Richie es demasiado bueno ahora. Hay un largo camino hasta que Tour esté terminado. Pero para esos dos chicos, para el nivel habitual, esperamos más”.

Al principio del año pocos habrían mencionado Fuglsang al mismo nivel que Froome, Porte y Contador, y muchos podrían haber dudado incluso de sus credenciales para el top 10 con un superávit de candidatos viables. El danés está ahora firmemente encaminado, aunque no se deja llevar por los acontecimientos de la semana pasada.

“En 2013 hice séptimo en la general, y en el comienzo del año, ms resultados eran mejores. No es un objetivo fácil, quizás llegar a los cinco primeros. Va a ser una gran pelea en el Tour. Mejorar mi séptimo puesto en la general sigue siendo mi objetivo para el Tour”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here