Compartir
El uso de la Bicicleta no hace daño a la salud sexual

A pesar de que hay muchos mitos alarmantes, los ciclistas no deben temer de ningún impacto negativo relacionado a lo sexual o urinario que se deriven del uso de la bicicleta, todo esto según un nuevo estudio de la Asociación Americana de Urología.

Aunque el dolor y entumecimiento en la ingle es una afección común para aquellos que pasan una buena cantidad de tiempo en la silla de la bicicleta, hay poca evidencia de que tales síntomas conducen a largo plazo a las complicaciones más graves.

“A medida de que el ciclismo aumenta en popularidad, tanto como un hobby o un deporte profesional, es importante que el público sepa que no tiene ningún vínculo creíble que relacione alguna enfermedad urológica o disfunción sexual”, dijo el Dr. Kevin McVary, un portavoz de la Asociación Americana de Urología.

“Los hombres y las mujeres pueden beneficiarse del ejercicio cardiovascular de la bicicleta sin preocuparse de los efectos secundarios negativos en su tracto urinario o el rendimiento sexual”.

La presión prolongada en el perineo o área de la ingle, puede ser doloroso y causar la pérdida de la sensibilidad en la zona. Estudios previos han sugerido que este dolor en la ingle podría conducir a la disfunción eréctil en los hombres y también perjudicar la salud sexual de las mujeres.

Para investigar este problema, los investigadores encuestaron a 4.000 hombres que participan en los clubes deportivos de todo el mundo. Casi dos tercios eran ciclistas que no nadan o corren, y el 37 por ciento eran nadadores o los corredores que nunca utilizan la bicicleta.

El estudio encontró que los síntomas de la disfunción sexual y urinaria no eran peores para los ciclistas que a los corredores o nadadores. Sin embargo, los ciclistas eran más propensos a tener entumecimiento perineal independientemente del tipo de asiento de la bicicleta que utilizaban.

Los investigadores observaron, sin embargo, que los beneficios de la bicicleta en el corazón superan cualquier riesgo urinarios asociados con el deporte.

Mientras tanto, en otro estudio participaron cerca de 2.700 atletas de sexo femenino, en el cual encontraron que el ciclismo no tiene ningún efecto notable sobre la salud sexual o urinario de las mujeres.

Basado en cuestionarios rellenados por los atletas femeninos, los investigadores también encontraron que las mujeres ciclistas tenían puntuaciones más altas en su función sexual. Además, los síntomas urinarios no eran diferentes de los de los otros atletas.