Chris Froome

En una contrarreloj no hay escondites y sin duda no hay excusas. Tanto si eres el campeón mundial de crono como Tony Martin o el campeón defensor del Tour de Francia como Chris Froome, las reputaciones cuentan poco cuando te desplazas por la rampa de inicio y comienzas la carrera de la verdad.

Cuando el polvo se asentó al final de la etapa 4 del Critérium du Dauphiné, Richie Porte del BMC había puesto 12 segundos a Tony Martin (Katusha-Alpecin), y unos impresionante 37 segundos sobre Chris Froome (Team Sky).

Mientras que el australiano celebraba la contrarreloj de su vida, Froome tenía mucho que reflexionar mientras se sentaba en el tráiler de antidopaje.

Los 37 segundos que Porte colocó a su ex líder del equipo fueron significativos y sobretodo sabiendo que los dos están a menos de un mes del banderazo de salida del Tour de Francia. Éste no era el Tour de Romandía, donde Froome podría tomarlo con calma, esto era una prueba verdadera en donde los contendientes al Tour realizan sus últimos retoques de su preparación.

“Fue una dura contrarreloj y no fue mi mejor rendimiento, pero si algo demuestra es la gran forma que algunos de mis otros rivales del Tour de Francia tienen”, dijo Froome después de la etapa.

Froome terminó octavo en la etapa y concedió tiempo a varios ciclistas, entre ellos un Alberto Contador (Trek-Segafredo) que ha insistido constantemente en que está en el Dauphiné para entrenar y poco más, y un Alejandro Valverde que podría resultar ser el más peligroso del Movistar Team en julio.

“Richie y Valverde hicieron cronos muy impresionantes, Contador también. Yo sabía que el nivel iba a ser alto cuando vine aquí y esta prueba de tiempo sólo lo demuestra. Es difícil. Tengo trabajo por hacer, eso es seguro.”

“Tenemos tres semanas después de la Dauphiné para trabajar la contrarreloj, y es algo obvio que voy a tener que trabajar.”

En cuanto al Dauphiné en sí, Froome ocupa el sexto lugar en la clasificación general, 1:04 del líder de la carrera Thomas De Gendt (Lotto Soudal), quien realizo una excelente crono para conservar su camiseta amarilla. Una tercera corona consecutiva de la Dauphiné parece ser difícil, aunque Froome puso una cara valiente y sugirió que lucharía hasta el final. Con tres etapas de montaña, todavía hay oportunidades.

“Si cambia la dinámica, si hubiera ganado tiempo hoy, podría haber estado más a la defensiva en las subidas, ahora tengo tiempo para recortar, y eso podría significar que seré más ofensivo en los próximos días.”

Sin embargo, el panorama sugiere que Froome debe estar tranquilo. Habrá esperado estar más adelante y por delante de Contador y Valverde, y haber reducido la distancia entre él y Porte desde finales de abril, pero el australiano no muestra signos de perder su forma.

“He hecho todo lo que podía hasta ahora” dijo Froome. “Ahora sigo trabajando hasta el Tour, sigo haciendo lo que estoy haciendo, así son las carreras, no puedes ganar todo el tiempo, no sabía dónde estaba y estoy aquí para probar. Tengo tres días de escalada y eso será otra gran prueba para ver dónde está todo el mundo”.