Nairo Quintana (Movistar Team)

A pesar de quedarse corto en el Giro de Italia, Nairo Quintana (Movistar Team) sigue convencido de que podría ganar el Giro y el Tour de Francia en una temporada.

Quintana perdió ante un especialista en la contrarreloj en este Giro, cediendo el maillot rosa en la dramática prueba final de Milán en el último día, solo 31 segundos le separaron en un Giro que no se adaptaba del todo a sus condiciones.

El ciclista colombiano estuvo a poco más de medio minuto en cumplir la primera mitad de su doblete, ahora pone su mirada en el Tour de Francia desafiante como siempre.

“Uno no puede estar decepcionado”, dijo Quintana. “No somos máquinas. Las cosas no siempre salen como esperas. Trabajamos duro, pero no siempre es la recompensa que esperas”.

Quintana reveló que se despertó con una ligera fiebre en la etapa 19, jornada decisiva en Piancavallo el día viernes, y dijo que no podía atacar al 100 por ciento en un día clave donde el equipo quería dar un certero golpe a Tom Dumoulin (Team Sunweb). El holandés perdió tiempo, pero Quintana dijo que no pudo terminarlo porque se sentía un poco enfermo.

Cuando se le preguntó si perdió el Giro ese día, respondió: “Podría decirse eso”.

“Me desperté sintiéndome un poco mal esa mañana, y no podía dar el 100 por ciento en ese día decisivo”, dijo. “Fue un día que habíamos marcado en el calendario, y esperábamos hacer grandes diferencias. Pero la salud no estaba con nosotros, y no resultó como esperábamos, pero seguimos presionando, y terminamos con este podio”.

Quintana estaba orgulloso de poder desafiar a algunos de sus adversarios en la crono de 29.3 kilómetros en Milán, cuando muchos apostaban que podría terminar fuera del podio final a pesar de tener una ventaja de 38 segundos.

“Hicimos una gran prueba de tiempo hoy, y algunos incluso dijeron ayer que podríamos perder el podio”, dijo. “Estaba pensando en ganar, y terminar segundo, bueno, eso no está mal”.

Quintana se mantuvo desafiante, y dijo que el doblete Giro-Tour es posible, admitiendo antes que entró en este Giro en menos del 100 por ciento de forma con el fin de poder regular las energías de cara a las carreras en julio.

“Todavía estoy convencido de que se puede hacer el doblete Giro-Tour”, dijo. “Estábamos segundos aquí, y con 70km de contrarreloj que no eran favorables para mí. Ahora vamos al [Tour], convencidos como siempre de que podemos ganar”.

Con el segundo lugar, Quintana mantiene intacto su impresionante gran legado en Grandes Vueltas. En las siete últimas Grandes Vueltas que ha terminado, nunca ha estado más debajo de una cuarta posición, ganó dos (Giro de Italia 2014 y Vuelta a España 2016), y terminó tres veces en el podio del Tour.

En segundo lugar, sin embargo, le impide igualar a Marco Pantani, que es el último ciclista en ganar el Giro y el Tour en la misma temporada, en 1998.

Vía: VeloNews