Nairo Quintana (Movistar)

El ciclista colombiano Nairo Quintana (Movistar Team) se encuentra en una situación desfavorable al momento de encarar la última semana del Giro de Italia 2017 con una desventaja de 2 minutos y 41 segundos de retraso respecto al líder del Giro de Italia, el holandés Tom Dumoulin (Sunweb).

Este martes el colombiano afrontara la decisiva semana que se avecina con los grandes puertos y la prueba contrarreloj de la última jornada, pero Nairo se encuentra muy confiado en se puede ganar la maglia rosa:

“Hemos estado en estas situaciones ya varias veces; unas nos han salido bien y otras no, pero siempre damos lo máximo para conseguirlo. Tenemos por delante cinco días en teoría favorables para nosotros. El líder está bien, pero no sabemos cómo puede reaccionar ante este recorrido”, comentaba Nairo en la conferencia de prensa en el hotel donde se hospeda el equipo.

El mejor equipo del Giro de Italia es sin lugar a dudas el de la escuadra española del Movistar. Esto lo sabe perfectamente Nairo y se muestra confiado en sus fuerzas y las del equipo:

“Por nuestra parte tenemos un gran conjunto y confió en todos mis compañeros para luchar por el triunfo. Estamos convencidos de que podemos hacerlo. Es verdad que normalmente siempre estoy muy bien en la tercera semana. Espero que la caída de ayer no me lastre porque estaba en un gran estado físico. En teoría, se me tiene que dar bien esta tercera semana”.

En la última jornada Nairo sufrió una caída al momento que se descendía el puerto de Miragolo San Salvatore, a falta de 35 kilómetros de meta, en ese momento las alarmas se encendieron sobre la gravedad de la caída, además del generoso gesto del líder al bajar el ritmo del pelotón:

“Estoy un poco peor que antes de caerme (sonríe), pero en realidad estoy mejor de lo que podía estar por la caída. Solo fue un susto y tengo un par de golpes, pero creo que no va a afectar a mi rendimiento. Dumoulin tuvo ayer un gesto muy bonito cuando mandó esperar. Es verdad que seguramente hubiéramos entrado en el grupo gracias al equipo, pero nos hubiera costado más esfuerzo”.

Nairo Quintana (Movistar)
Nairo Quintana (Movistar) en la conferencia de prensa en el hotel donde se hospeda el equipo.

Sobre el gesto de Dumoulin al bajar el ritmo de carrera tras su caída, estas fueron sus declaraciones: “Fue un gesto de todo un caballero y lo agradecemos mucho. Es verdad que seguramente hubiéramos entrado en el grupo gracias al equipo, pero nos hubiera costado más esfuerzo. Fue un gesto de todo un caballero y lo agradecemos mucho”, dijo.

Mañana 23 de mayo se disputa una gran etapa de montaña, la decisiva etapa reina entre Rovetta y Bormio, de 222 kilómetros, con los ascensos a los míticos  Mortirolo y al Stelvio. Teóricamente es una etapa que se adapta a Nairo Quintana:

“Todo depende de cómo arranque la etapa. No sabemos cómo saldrá la carrera. Seguramente muchos equipos querrán filtrar a gente por delante y nosotros también tendremos que estar ahí. Pero esperamos tomar diferencias aunque no sea un final en alto. Es verdad que los rivales también tienen mucha destreza bajando, pero aun así vamos a intentar hacerlo bien e intentar sacar tiempo.”

“No tengo más miedo en las bajadas por la caída de ayer, nunca hemos tenido problemas en los descensos. Seguro que hay gente que lo intenta bajando, pero creo que las diferencias estos días se van a hacer en las subidas. Mañana es una etapa muy, muy dura en la que seguramente se puede pagar también el desgaste de lo que va de Giro. Para mí sería bueno que fuera una etapa de mucho castigo, pero también hay que pensar que por delante aún habrá etapas que, aunque no lo parezca, pueden hacer más daño y todavía más diferencias.”, explicó el ciclista boyacense.

Respecto al líder del Giro de Italia, Tom Dumoulin, Quintana recordó la actuación del ciclista holandés en la Vuelta 2015, donde ganó la crono y luego estuvo con los mejores escaladores:

“Ya le vimos hace dos años en la Vuelta una actuación similar. Ponerse de líder tras una contrarreloj larga y después estar con los mejores escaladores en las subidas. Sólo le vimos reventar el último día en una gran montaña. Aquí hemos tenido ya puertos de mucha entidad y se ha defendido muy bien. Para mí la sorpresa no que esté ahí, sino cómo está andando, mucho más de lo previsto. Está demostrando que está en una gran forma y de momento no ha mostrado ninguna debilidad. En Oropa nos dejó a todos los escaladores atrás.”

“Ahora habrá que ver si mantiene la regularidad en las subidas que vienen, que son bastante largas. Nuestra esperanza es que baje un poco en esta tercera semana y que nosotros vayamos mejor al ser etapas con más de un puerto. En teoría, estamos detrás de él cuatro o cinco corredores que pueden ganar el Giro y a los que nos vienen mejor estas etapas. ¿Una alianza contra él? Eso solo se dará dependiendo de cómo vaya la carrera y de los intereses de cada uno.”

El Giro de Italia finaliza con una etapa contrarreloj donde nuevamente Tom Dumoulin es el gran favorito. Es por ello que si Nairo quiere ganar la corsa rosa necesita meterle tiempo antes de la última etapa en Milán:

“No sé con qué diferencia debería llegar a la última contrarreloj. El objetivo es por lo menos restarle el tiempo que nos lleva ahora y tener algo más para la crono final. No sé realmente cuánto necesitaría; no sé si treinta segundos, cuarenta… De momento pienso en la etapa de mañana. Por lo menos si no le quitamos tiempo mañana al líder, al menos trataremos de quitarle fuerzas (ríe).”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here