Nairo Quintana - Vincenzo Nibali

Tom Dumoulin (Team Sunweb) tiene una ventaja de más de dos minutos sobre sus rivales en este Giro de Italia, pero para el director deportivo y entrenador de Vincenzo Nibali, Paolo Slongo, su hipotética ventaja está más cerca a los cinco minutos

Con otra prueba contrarreloj de 30 kilómetros en el último día del Giro, Slongo calcula que si Dumoulin está con una desventaja menor a tres minutos de la maglia rosa cuando baje la rampa de salida en Monza, será el feliz ganador del Giro de Italia 2017.

“Ya vivimos esta situación con Dumoulin en la Vuelta que [Fabio] Aru ganó en 2015. Él es muy fuerte en las pruebas contrarreloj y ha mejorado en las subidas. La única esperanza que queda es que tenga un día de crisis en la última semana, porque también hay una crono en la última etapa en Milán, que es de casi 30 kilómetros y le conviene”, dijo Slongo al portal de noticias  Cyclingnews.

“Si no tienes más de dos minutos, realmente no puede celebrar hasta el final de esa prueba contrarreloj. Y para tener una ventaja realmente suficiente, creo que tendrás que tener tres minutos sobre Dumoulin antes de la última etapa en Milán.”

A pesar de la considerable ventaja de Dumoulin, tanto real como virtual, Slongo no está del todo disgustado. El líder de Bahréin-Mérida, Nibali es quinto en la general a 2:47 frente a Dumoulin, pero está a sólo 24 segundos del segundo clasificado, Nairo Quintana (Movistar Team).

Giro de Italia - Nairo Vs Nibali
Giro de Italia – Nairo Vs Nibali

Con todos los informes en curso de enemistad mutua entre Nibali y Quintana y sus respectivos equipos en la prensa italiana, podrían probar ser aliados circunstanciales en el Giro hacia la última semana, de hecho, podría serlo también Bauke Mollema (tercero a 2:38) Y Thibaut Pinot (cuarto a 2:40). En teoría, por lo menos, el tamaño del déficit contra Dumoulin debe fomentar una mayor agresión entre los contendientes a la clasificación general.

“La brecha de Dumoulin con el resto es algo que también es bueno para nosotros, ya que también obliga a Quintana a atacar desde la distancia y hacer la carrera dura, exactamente lo que quiere Vincenzo”, dijo Slongo.

“Creo que quien quiera ganar este Giro tiene que atacar y poner a Dumoulin en dificultad, construir un margen de tiempo suficiente para que pueda estar relativamente tranquilo antes de la última etapa.”

“Cuando la clasificación era más ajustada, esto no iba a pasar, pero ahora a como están las cosas, obliga a todo el mundo a ser más ofensivo. Tenemos que ver día a día, y los propios ciclistas tendrán que mirar y ver si alguien está en problemas, y atacarlos. De aquí en adelante, todos los días podría ser el día adecuado”.

Tercero en el Blockhaus en la novena etapa y luego ganador de la prueba contrarreloj de Montefalco el martes, Dumoulin no da muestras de debilidad. El gran volumen de montaña en la última semana del Giro, significa que se enfrentará a un desafío muy diferente a los obstáculos que ha superado con aplomo hasta el momento en el giro.

“Personalmente, me gusta como ciclista Dumoulin”, dijo Slongo. “En el Blockhaus, estuvo muy bien, los gradientes fueron muy significativos y se las arregló muy bien, pero es normal que las cosas cambien cuando hay tres etapas difíciles una tras otra, como la que tenemos en la última semana, estas tres etapas tienen dos o tres pasos de montaña antes de la subida final.”

“Hasta ahora no ha demostrado ningún signo de debilidad, y con la última crono que viene, es el rival más peligroso, junto con Quintana. Aun así, nos gusta esta situación en la clasificación general, porque significa que no se puede correr a la defensiva. Tienes que ir al ataque y aprovechar todas las oportunidades. Cuanto más difícil es la carrera, mejor para nosotros.”

Las circunstancias de Nibali este año son diferentes a las del año anterior

Hace un año Nibali también estaba en la quinta posición en la general, a sólo 1:09 de la maglia rosa. En 2016, sin embargo, el Tour de Francia y los Juegos Olímpicos también fueron tenidos en cuenta en los preparativos de Nibali. Esta vez, parece casi seguro que evitara correr el Tour, y toda su temporada ha sido planificada específicamente al Giro.

“Este año, sabíamos que con el Etna y el Blockhaus tan cerca, no podías permitirte venir bajo en tu estado de forma y ahorrarte para la tercera semana”, dijo Slongo. “Además, no estamos preparando el Tour, hemos llegado más preparados para este Giro y hemos tratado de no gastar demasiada energía en las carreras previas.”

“Vincenzo ha corrido lo suficiente, más que Dumoulin, que corrió muy poco, pero nunca buscamos resultados en las carreras antes del Giro. Si, vinieron, eso fue genial, pero hicimos una preparación paso a paso para llegar listo para el Giro. Y normalmente, ese tipo de preparación le permite mantener su forma durante mucho tiempo, y luego tal vez caer un poco menos en la última semana de la carrera.”

Hace un año, Nibali tuvo un regreso más dramático en los últimos días de la carrera para arrebatar la segunda victoria de Giro de su carrera. Tal como están las cosas, un cambio similar es necesario aquí, pero esta vez, hay otros con el mismo objetivo.