Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida)
Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida)

Un día después de la victoria de Tom Dumoulin en la contrarreloj, Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida) trato de ajustar la carrera para hacerla lo más difícil posible al líder.

Nibali había terminado más feliz que la mayoría en la contrarreloj de Montefalco, contento de haber recuperado 45 segundos sobre Nairo Quintana (Movistar), pero percibió que la difícil travesía del miércoles a través de los Apeninos ofrecía una oportunidad para probar la recuperación de Dumoulin.

“Muchos directores y líderes me han dicho en el pasado, y Slongo dijo hoy lo mismo, que el día después de una etapa de contrarreloj, el esfuerzo podría pasar factura en las piernas de algunas personas”, dijo Nibali en la meta. “Dijimos: ‘Vamos a intentar algo: tal vez habrá alguien que no va bien, y tal vez podamos ganar algo”.

El compañero de Nibali en Bahréin-Mérida, Giovanni Visconti, se desplegó para infiltrarse en la escapada del día, mientras que Franco Pellizotti tomó las riendas del grupo de la maglia rosa en la subida final del Monte Fumaiolo. Después de que Pellizotti colocara un fuerte ritmo, Nibali apuntó a una tentativa de aceleración, que sacudió a Geraint Thomas (Team Sky) y Steven Kruijswijk (LottoNL-Jumbo), pero no pudo descolgar a Dumoulin.

Un ataque seguido llego de parte de Thibaut Pinot (FDJ) ganó unos metros, pero el grupo volvió a unirse en el descenso, y Nibali entro con el mismo tiempo que Dumoulin y Quintana, un grupo de 16 ciclistas a 1:37 detrás del ganador de la etapa Omar Fraile (Dimension Data).

“Al final, los grandes ciclistas fueron muy buenos”, dijo Nibali después de que se hubiese detenido más allá de la línea de meta. Su sobrino Michele Pallini despejó un camino al borde de la carretera, y Nibali hizo una pausa allí para dar su opinión sobre la acción del día. “El único que hizo una gran aceleración en la subida fue Thibaut Pinot, pero luego en el descenso, bueno, no fue un descenso donde pudieras hacer una selección”.

En un momento dado, Dumoulin y Nibali pudieron ser vistos sosteniendo un breve acuerdo. El holandés, al parecer, estaba dispuesto a recuperar un poco de terreno sobre Andrey Amador (Movistar Team), que fue parte de la fuga del día. Buscaba algunos aliados de circunstancia, pero Nibali prefirió no ofrecer sus servicios.

“En el final, él dijo: ‘¿Qué estás haciendo, todos vamos a trabajar juntos?’ Pero yo dije: “Estoy solo, no estoy tirando”, dijo Nibali. “Tal vez si todavía tuviera a un compañero de equipo a mi lado, habría trabajado.”

Nibali rindió homenaje a los esfuerzos de su equipo de Bahréin-Mérida, Visconti y Pellizotti en particular, pero preguntó por qué Quintana no había optado por unirse a él en la ofensiva en la subida final. Cuando Movistar marcó el ritmo en el primer ascenso del día, el Passo della Consuma, y ​​luego puso a tres corredores –Amador, José Joaquín Rojas y Jesús Herrada– en la pausa temprana, parecía que estaban sentando las bases para una emboscada contra Dumoulin, pero Quintana guardó su espada en su vaina.

“Para ser honesto, pensé que Nairo atacaría en una de las escaladas, pero en cambio Nairo se quedó a rueda”, dijo Nibali. “Tenía tres compañeros de equipo en el frente, así que estábamos pensando que tal vez estaba planeando un ataque. Parecía que iba a intentar algo, pero no sucedió”.

Nibali se ubica quinto en la general después de la etapa 11, al igual que en la misma cita del año pasado, aunque en esa ocasión, su déficit con la maglia rosa era de 1:09 y no de 2:47 que actualmente lo separa de Dumoulin. Y sin embargo, a pesar de su gran desventaja, Nibali ha aparecido considerablemente más activo en este Giro de Italia.

“Mira, lamentablemente no todos los años son iguales, hay un año en el que vas uno un poco mejor y un año en el que vas un poco peor”, dijo Nibali. “En esta primera parte del Giro, estoy contento por cómo he estado yendo.”

“El Giro es duro, sabemos que Nairo es fuerte en las montañas, lo ha demostrado a lo largo de los años, incluso ha dejado atrás a Froome, me ha dejado, así que sabemos que es el hombre a batir en las subidas. Pero Dumoulin tiene alrededor de tres minutos de ventaja, por lo que este Giro no es sencillo”.